Autoridades de Ucrania hallan 200 cuerpos en un edificio destruido de Mariúpol; los ataques continúan en la región de Donbás

Trabajadores que excavaban entre los escombros han encontrado 200 cuerpos en Mariúpol, según dijeron el martes las autoridades ucranianas. Se trata de otro trágico descubrimiento en la arrasada ciudad portuaria, uno de los lugares más castigados en los tres meses de guerra desde la invasión rusa.

Los cuerpos encontrados en el sótano de un edificio derrumbado de apartamentos estaban en estado de descomposición y la peste inundaba el vecindario, dijo Petro Andryushchenko, asesor del alcalde de la ciudad.

Mariúpol, sobre la que Rusia proclamó hace poco tener control pleno, ha sufrido algunas de las peores escenas de la guerra y se convirtió en un símbolo internacional de desafío por la férrea defensa que libraron durante meses los combatientes en una planta siderúrgica.

El anuncio del descubrimiento se produjo poco después de que el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, acusara a Rusia de librar una “guerra total” que intentaba infligir tanta muerte y destrucción como fuera posible.

“Desde luego, no ha habido una guerra así en el continente europeo en 77 años”, dijo Zelenski en su mensaje del lunes por la noche, la víspera de que se cumplieran tres meses desde el inicio de la guerra.

El presidente mencionó un ataque en el que cuatro misiles habían matado a 87 personas la semana pasada en la localidad de Desna, 55 kilómetros al norte de Kyiv, en uno de los episodios más sangrientos de la guerra.

“Y sólo fueron cuatro misiles”, añadió, señalando que se han producido muchos cientos de ataques similares desde que comenzó el conflicto el 24 de febrero.

El Kremlin se centra ahora en la región industrial del Donbás, en el este de Ucrania, donde fuerzas rusas han intensificado sus esfuerzos por rodear y capturar Sievierodonetsk y las ciudades vecinas, según el Ministerio británico de Defensa. Es la única parte que sigue bajo control de Kyiv en Luhansk, una parte del Donbás.

Rusia ha hecho “algunos avances localizados” pese a la firme resistencia ucraniana, según el reporte británico, aunque la caída de Sievierodonetsk y sus alrededores podría causar problemas logísticos para los rusos.

“Si la línea del frente en el Donbás se mueve más al oeste, ampliará las líneas de comunicación rusas y es posible que sus fuerzas tengan más problemas logísticos para reabastecerse”, afirmó el Ministerio.

En su esfuerzo por asegurarse una victoria en el Donbás, Moscú ha retirado a algunas tropas de los alrededores de la segunda ciudad más grande del país, Járkiv.

Mientras tanto, un funcionario nombrado por Rusia en la región de Jersón dijo que el gobierno ‘proKremlin’ de la región pedirá a Moscú que instale una base militar.

“La pediremos, toda la población está interesada en ello. Es de vital importancia y se convertirá en una garantía de seguridad para la región y sus residentes”, dijo Kirill Stremousov, número dos del gobierno.

Los funcionarios ucranianos han especulado con que Rusia planea un referéndum de independencia en la región, similar a los celebrados en Donetsk y Luhansk en 2014. Moscú reconoció a las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Luhansk dos días antes de invadir Ucrania y lo utilizó como pretexto para enviar tropas al país vecino.

Con información de AP