Carlos III es el nuevo rey de Inglaterra: así será su ascenso al trono

La reina Isabel II murió este jueves en su residencia de Balmoral a los 96 años, después de un reinado de 70 años.

Tras la muerte de la monarca, el trono pasa inmediatamente y sin ceremonia a su heredero, Carlos, hasta entonces príncipe de Gales.

Sin embargo, hay una serie de pasos prácticos y tradicionales que este deberá transitar antes de ser coronado como rey.

¿Cómo se llama?

A partir de este jueves es el rey Carlos III.

Esta ha sido su primera decisión como monarca. Pudo haber elegido entre cualquiera de sus cuatro nombres: Carlos Felipe Arturo Jorge.

Carlos no es el único en cambiar de título.

Aunque es heredero al trono, el príncipe William no se convertirá automáticamente en el príncipe de Gales. Sin embargo, heredará inmediatamente el otro título de su padre, el de duque de Cornualles. Su esposa Kate será conocida ahora como duquesa de Cornualles.

También hay un nuevo título para la esposa de Carlos: reina consorte, el término que se usa para la esposa del monarca.

Ceremonias formales

Carlos será oficialmente proclamado como rey el sábado.

Esto sucede en el palacio de St James en Londres, frente a un organismo ceremonial conocido como el Consejo de Ascenso.

Este está formado por miembros del Consejo Privado, un grupo de altos miembros del Parlamento, pasados y actuales, y también otros funcionarios civiles, altos comisionados de la Mancomunidad de Naciones y el lord alcalde de Londres.

Más de 700 personas tienen derecho a asistir a la ceremonia, pero es probable que el número de asistentes sea menor. En el último Consejo de Ascenso en 1952, hubo alrededor de 200 asistentes.

Tradicionalmente, el rey no asiste.

En la ceremonia, la muerte de la reina Isabel II será anunciada por el presidente del Consejo Privado (actualmente la parlamentaria Penny Mordaunt) y la proclamación será leída en alto.

La redacción de la proclamación puede cambiar, pero tradicionalmente ha consistido en una serie de oraciones y promesas, elogiando al monarca anterior y prometiendo apoyo al nuevo.

Luego, esta proclamación será firmada por un número de altos cargos como el primer ministro, el arzobispo de Canterbury y el lord canciller.

Como sucede en estas ceremonias, se prestará atención a lo que haya podido ser alterado, añadido o actualizado, como signo de una nueva era.

La primera declaración del rey

El Consejo de Ascenso se reúne nuevamente, normalmente un día después. En esta ocasión el rey sí asiste junto al Consejo Privado.

No hay “juramento” al comienzo del reinado del monarca británico al estilo de otros jefes de Estado, como el presidente de Estados Unidos. Pero sí hay una declaración pronunciada por el nuevo rey, en línea con una tradición que data de comienzos del siglo XVIII, en la que realizará un juramento para conservar la Iglesia de Escocia.

Tras una fanfarria de trompetistas, una proclamación pública declarará a Carlos como el nuevo rey. Esto se realizará desde un balcón en el Friary Court del palacio de St James en Londres, a través de un funcionario conocido el Rey de Armas Principal de la Jarretera.

Esta figura entonces pronunciará: “Dios salve al rey”, y por primera vez desde 1952, cuando suene el himno nacional las palabras serán “Dios salve al rey” y no “Dios salve a la reina”

Entonces, se dispararán salvas en Hyde Park, desde la Torre de Londres y desde buques navales, y la proclamación anunciando a Carlos como rey se leerá en Edimburgo, Cardiff y Belfast, las capitales de Escocia, Gales e Irlanda del Norte, respectivamente.

La coronación

El gran momento simbólico del ascenso será la coronación, en la que Carlos es coronado oficialmente. Debido a la preparación que se requiere, es probable que la coronación no ocurra poco después del ascenso de Carlos III. La reina Isabel ascendió al trono en febrero de 1952, pero no fue coronada hasta 1953.

En los últimos 900 años la coronación se ha celebrado en la abadía de Westminster. Guillermo el conquistador fue el primer monarca en ser coronado allí y Carlos III será el número 40.

Se trata de un servicio religioso anglicano, oficiado por el arzobispo de Canterbury. En el momento cumbre de la ceremonia, el arzobispo colocará la corona de San Eduardo sobre la cabeza de Carlos, una pieza sólida de oro que data de 1661.

La corona es la pieza principal de las Joyas de la Corona en la Torre de Londres y solo la usa el monarca en el momento de la coronación (especialmente por su peso de 2,23 kg).

A diferencia de las bodas reales, la coronación es un evento de Estado, y el gobierno paga por esta y, en última instancia, decide la lista de invitados.

Habrá música, lecturas y el ritual de unción del nuevo monarca, utilizando aceite de naranja, rosas, canela, almizcle y ámbar gris.

El nuevo rey realizará el juramento de coronación frente a un mundo expectante. Durante esta ceremonia recibirá el orbe y el cetro como símbolos de su nuevo papel y el arzobispo de Canterbury colocará la sólida corona de oro sobre su cabeza.

Jefe de la Mancomunidad de Naciones

Carlos se ha convertido en jefe de la Mancomunidad de Naciones, una asociación de 56 países independientes y 2.400 millones de personas. En 14 de estos países, incluido Reino Unido, el rey es considerado jefe de Estado.

Estos países, conocidos como reinos de la Mancomunidad, son: Australia, Antigua y Barbuda, Bahamas, Belice, Canadá, Granada, Jamaica, Papúa Nueva Guinea, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Nueva Zelanda, Islas Salomón y Tuvalu.

Con información de BBC