Datos que reflejan una quinta ola de COVID en México

Hasta este 26 de junio en México se estiman 111 mil 314 casos activos, es decir, aquellos casos que iniciaron con síntomas de COVID-19 en los últimos 14 días. Se habla de una tasa de incidencia de 82.3 casos por cada 100 mil habitantes en el periodo del 13 al 26 de junio.

El asunto es que en las últimas semanas se ha registrado un aumento en los contagios y en la positividad, es decir, el número de pruebas que resultan positivas a COVID en relación al total de pruebas que se aplican.

Hasta el 26 de junio en México se reportan 5 millones 962 mil 615 casos totales acumulados así como 325 mil 580 lamentables defunciones. Hay un total de 4 mil 582.5 casos acumulados por cada 100 mil habitantes, de los cuales el 52.3% son mujeres. La mediana de edad total de los casos es de 38 años.

Regresando a los casos activos, que son las personas que presentaron síntomas desde hace 14 días y actualmente se recuperan de la infección, los estados con más casos activos por cada 100 mil habitantes son la ciudad de México, Baja California Sur, Quintana Roo, Sinaloa, Yucatán, Nuevo León, Colima, San Luis Potosí, Campeche y Querétaro.

En el siguiente mapa se muestra la tasa de incidencia de casos activos, las personas infectadas por cada 100 mil habitantes. Entre más fuerte el color verde más casos hay.

Como se puede ver en la siguiente gráfica, el pico más alto de positividad se registró en las primeras semanas de este año, cuando también se registró la mayor cantidad de casos confirmados a COVID en México. En la semana epidemiológica 3, del 16 al 22 de enero, hubo una positividad del 68%.

De ahí la positividad cayó de manera importante a la par de los contagios. Sin embargo por ahí de abril la positividad y los casos confirmados comenzaron a aumentar hasta llegar a la semana epidemiológica 24, del 12 al 18 de junio.

En esa última semana se reporta una positividad del 52%, es decir que más de la mitad de pruebas que se hacen salen positivas.

Y aunque hay un aumento claro en los contagios de COVID-19, las defunciones y hospitalizaciones no han incrementado a la par.

Esto solo nos demuestra que sí hay una quinta ola de COVID, que es mucho más leve que las olas pasadas, que las vacunas sí han ayudado a evitar las defunciones y las hospitalizaciones, y que la humanidad no ha vencido la batalla contra el COVID.

Ante esto, hay que seguir usando cubrebocas, lavarse las manos frecuentemente, guardar la sana distancia en la medida de lo posible y cuidarnos entre todos.

Con información de Sopitas