El FBI registra la residencia de Donald Trump en Florida, según el expresidente de EE.UU.

El expresidente de Estados Unidos Donald J. Trump denunció que este lunes su vivienda de Mar-a-Lago, en Florida, fue registrada por agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI).

“Estos son tiempos oscuros para nuestra Nación, cuando mi bella casa, Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida, está actualmente bajo sitio, allanada y ocupada por un gran grupo de agentes del FBI. Nada como esto ha ocurrido nunca antes a un presidente de Estados Unidos”, dijo Trump en un comunicado.

“Después de trabajar y cooperar con las agencias gubernamentales pertinentes, esta incursión no anunciada en mi casa no era necesaria ni apropiada”, agregó.

El exmandatario afirmó que el sistema de justicia está siendo usado como un arma en su contra para evitar que se postule de nuevo a la presidencia en 2024.

“Un asalto semejante solo podría ocurrir en países quebrados del Tercer Mundo”, dijo. “Lamentablemente, Estados Unidos ahora se ha convertido en uno de esos países corruptos a un nivel nunca antes visto”, dijo.

La redada del lunes – que estaría vinculada a una investigación sobre el manejo de material clasificado y confidencial por parte del exmandatario- generó reacciones encontradas entre republicanos y demócratas.

Algunos analistas especulando sobre si será el detonante ideal para que el expresidente anuncie que se volverá a lanzar a la presidencia del país en 2024.

Un “paso muy serio”

Uno de los primeros en reaccionar fue el líder de la minoría repulicana en la Cámara de Representantes Kevin McCarthy, quien advirtió que la redada desencadenaría en una investigación contra el Departamento de Justicia del presidente Joe Biden “cuando los republicanos retomemos la Cámara” en las elecciones de medio término en noviembre.

En un mensaje que publicó en Twitter, McCarthy aseguró que el fiscal general de EE.UU., Merrick Garland, debía “guardar sus documentos y limpiar su calendario”, dando a entender que si su partido gana la mayoría, iniciarían las investigaciones.

“He visto suficiente. El departamento de justicia ha alcanzado un estado de politización usada como arma. Cuando los republicanos retomenmos la Cámara, llevaremos a cabo una supervisión inmediata a este departamento, seguiremos los hechos y no dejaremos rincón sin revisar”, Fiscal General Garland, guarde los documentos y despeje su agenda“, dice McCarthy.

Al malestar se unió el gobernador republicano del estado de Florida, Ron DeSantis, quien es visto como un fiel seguidor del expresidente de EE.UU., y, al mismo tiempo, como uno de sus más fuertes contrincantes dentro el partido republicano para las elecciones de 2024.

DeSantis describió el operativo como “otra escalada en el uso de agencias federales en contra de los oponentes políticos del régimen”, refiriéndose al gobierno de Biden.

La respuesta demócrata vino de la líder de la mayoría del partido en la Cámara, Nancy Pelosi.

Durante una entrevista con la cadena estadounidense NBC, la legisladora por el estado de California aseguró tener confianza de mantener el control de la Cámara baja en las elecciones de medio término del mes de noviembre, y dijo que las palabras de McCarthy no tendrían mayor repercusión.

“Creemos en el Estado de Derecho, en eso consiste nuestro país. Y no hay nadie que esté por encima de la ley. Ni siquiera el presidente de EE.UU.”.

La redada

El exmandatario estadounidense se quejó de lo profunda que había sido la búsqueda del FBI de su hogar: “Incluso abrieron mi caja fuerte”.

Un agente anónimo le dijo a la cadena estadounidense CBS News, socio de la BBC en EE.UU., que se le había notificado al servicio secreto del operativo pocos minutos antes de que la orden del juez se hubiera hecho efectiva, cerca de las 2200 horas, tiempo local.

Agregó que los agentes del Servicio Secreto que protegen al ex mandatario, habían “colaborado” con los agentes del FBI.

Según la fuente, retiraron varias cajas y no tuvieron la necesidad de romper puertas en la casa del mandatario.

Algunos reportes sugieren que la acción del FBI, la cual el exmandatario dijo no había sido anunciada, tenía conexión con una investigación acerca de si Trump había transferido material clasificado y sensible de la Casa Blanca a Mar-a-Lago.

La abogada de Trump, Cristina Bobb, le dijo a NBC News que se habían incautado algunos documentos durante la búsqueda. Trump es actualmente el foco de una investigación del Congreso sobre los disturbios del año pasado en el Capitolio de EE.UU.

Según CBS News, el exmandatario estaba en la Torre Trump en la ciudad de Nueva York en el momento de la redada del lunes.

Documentos oficiales

CBS News confirmó que la ejecución de la orden de allanamiento por parte del FBI en la propiedad Mar-a-Lago de Trump estuvo relacionada con una investigación sobre el manejo de los registros de los Archivos Nacionales.

Esto fue además corroborado por Eric Trump, el segundo hijo del presidente, quien le dijo a Fox News que la orden de allanamiento por parte del FBI de la residencia de Mar-a-Lago estaba relacionada con una investigación sobre el manejo de los registros de los Archivos Nacionales por parte del exmandatario.

En febrero, los Archivos Nacionales, la agencia del gobierno de EE.UU. responsable de la preservación de los registros presidenciales, solicitó al Departamento de Justicia que investigara a Trump por su manejo de documentos oficiales.Los Archivos Nacionales dijeron que recuperaron 15 cajas de Mar-a-Lago, algunas de las cuales contenían registros clasificados. Los presidentes de EE.UU. están obligados por ley a transferir todas sus cartas, documentos de trabajo y correos electrónicos a los Archivos Nacionales.

Pero los funcionarios dicen que el expresidente rompió ilegalmente muchos documentos.

Algunos de ellos tuvieron que ser pegados nuevamente, según los Archivos Nacionales. Trump en ese momento rechazó los informes de que había manejado mal los registros oficiales como “noticias falsas”.

Un asesor principal de Trump en Palm Beach le dijo a CBS que la redada de agentes federales en Mar-a-Lago se refería a los registros presidenciales.

La noche de este lunes, un grupo de seguidores de Trump se presentaron en Mar-a-Lago para reinvidicar al mandatario y protestar por el allanamiento.

“Un momento alucinante”

El allanamiento de la casa de Trump es un “momento asombroso, espeluznante y alucinante”, dijo Jon Sopel, exeditor de la BBC en Norteamérica.

Sopel lo describe como un movimiento asombrosamente llamativo por parte de un fiscal general.

Sin embargo, el corresponsal de Washington de la BBC Gary O’Donoghue recalcó que la rama judicial en EE.UU. “no emite órdenes de redadas por capricho, o para que los agentes del FBI vayan en un ejercicio de cacería”.

“Tiene que existir evidencia creíble de un delito, y un juez debe estar seguro de que una búsqueda en la propiedad que se especificó podría revelarla”, aseguró O’Donoghue.

Además aseguró que es imposible no ver este momento como “una oportunidad política enorme”: “Es una inyección en el brazo para Trump en un momento en el que contempla lanzarse nuevamente a la Casa Blanca”.

En este punto concuerda la corresponsal especial de la BBC en Washington Katty Kay: “La redada seguramente galvazinará la base política de Trump para que participe en las elecciones de medio término de noviembre y vote republicano”.

“Podría llevar a que Trump declare su candidatura para la presidencia de manera temprana, quizás por resentimiento”, concluyó Kay.

Con información de BBC