En medio de protestas y a tres días de la masacre en Uvalde, comienza convención de la Asociación Nacional del Rifle en EU

La Asociación Nacional del Rifle (NRA) comenzó este viernes su convención anual en Houston en medio de protestas, tres días después de que un hombre armado matara a 19 estudiantes y dos maestros en una escuela primaria en Uvalde, Texas, renovando el debate nacional sobre la violencia armada.

El expresidente Donald Trump y otros líderes republicanos estaban programados para hablar en el evento. Los líderes del grupo de cabildeo por los derechos de armas planearon “reflexionar sobre” y desviar cualquier culpa por el tiroteo en la escuela en Uvalde. Cientos de manifestantes enojados por la violencia armada se manifestaron afuera, incluidos algunos con cruces con fotos de las víctimas del tiroteo de Uvalde.

Algunos oradores y artistas programados se retiraron del evento, incluidos varios legisladores de Texas y el cantante de “American Pie” Don McLean, quien dijo que “sería una falta de respeto” seguir adelante con su acto después del último tiroteo masivo en el país. El vicegobernador de Texas, Dan Patrick, dijo el viernes por la mañana que había decidido no hablar en un desayuno del evento después de “considerar en oración y discutir con los funcionarios de la NRA”.

“Si bien soy un firme partidario de la Segunda Enmienda y miembro de la NRA, no quisiera que mi aparición hoy traiga ningún dolor o pena adicional a las familias y a todos los que sufren en Uvalde”, dijo en un comunicado. “Este es un momento para centrarse en las familias, ante todo”.

La NRA dijo en un comunicado en línea que las personas que asistan a la exhibición de armas “reflexionarán sobre” el tiroteo en la escuela Uvalde, “orarán por las víctimas, reconocerán a nuestros miembros patrióticos y se comprometerán a redoblar su compromiso para hacer que nuestras escuelas sean seguras”.

La reunión es la primera para la organización en problemas desde 2019, luego de una pausa de dos años debido a la pandemia. La organización ha estado tratando de reagruparse luego de un período de serias turbulencias legales y financieras que incluyeron un esfuerzo fallido de bancarrota, una demanda colectiva y una investigación de fraude por parte del fiscal general de Nueva York. Una vez entre las organizaciones políticas más poderosas del país, la NRA ha visto disminuir su influencia luego de una caída significativa en el gasto político.

Larry Miller, de 56 años, de Huntington Beach, California, dijo que no tenía ningún problema con que la reunión de la NRA se llevara a cabo tan poco tiempo después del tiroteo en Uvalde. Llamó al tiroteo “muy triste y desafortunado” y dijo que el asesino no “tenía ningún respeto por las libertades de las personas que tenemos aquí en este país”.

“Todos compartimos estos derechos, por lo que ser respetuoso de los derechos de otras personas es respetar la vida de otras personas, y creo que con ese tipo de mentalidad, deberíamos estar aquí”, dijo.

Samuel Thornburg, de 43 años, un trabajador de mantenimiento de Southwest Airlines que asistía a la reunión de la NRA, dijo que quería escuchar de los oradores que “habrá más armas”, pero también más seguridad para las escuelas.

“Las armas no son malas. Son las personas que están cometiendo el crimen las que son malas. Nuestras escuelas necesitan estar más cerradas. Tiene que haber más guardias”, dijo.

Con información de AP