Entre escándalos y candidatos a la baja, la oposición busca no perder más gubernaturas ante Morena en la elección del domingo

Este domingo 5 de junio, Morena se medirá en las urnas contra una oposición que ha visto reducidas sus opciones de victoria en los seis estados donde se disputa una gubernatura.

La jornada electoral del domingo se realizará en Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas, que suman una población de más de 14 millones de habitantes, de acuerdo al Censo de Población 2020 del INEGI.

Actualmente, Aguascalientes y Tamaulipas son gobernadas por el PAN; Durango y Quintana Roo las obtuvo el blanquiazul en coalición con el PRD, en tanto que Hidalgo y Oaxaca las ganó el PRI.

Para este 5 de junio, el PRI acudirá a unos comicios con Alejandro Moreno Cárdenas como su presidente nacional, quien aún no ha ganado una gubernatura como dirigente. En 2021 el PRI perdió las ocho que estaban en juego, incluido Campeche, donde Moreno Cárdenas fue gobernador.

El año pasado, Colima, Guerrero, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas fueron para los aspirantes de Morena, en tanto que en San Luis Potosí la coalición del PVEM y Partido del Trabajo obtuvo la victoria con operadores guindas.

Las últimas encuestas para las elecciones de este domingo 5 de junio muestran que el tricolor está en riesgo de perder dos entidades más ante Morena: Hidalgo y Oaxaca.

El hidalguense Julio Menchaca, candidato de Morena, PT y el partido local Nueva Alianza, tiene una cómoda ventaja, lo mismo que Salomón Jara en Oaxaca, quien va en coaliación con petistas y el PVEM.

En Hidalgo, PRI, PAN y PRD cerraron filas para ir con la diputada federal con licencia del tricolor, Carolina Viggiano, quien se ha quedado rezagada en las preferencias en dos a uno, lo que perfila la alternancia en Hidalgo luego de 93 años de dominio priista.

Para las elecciones de gobernador en Oaxaca, los dirigentes de la oposición llegarán aún más divididos, ya que en ese estado no hubo alianza de tres: el blanquiazul y el sol azteca postularon a Natividad Díaz, mientras que el tricolor va con Alejandro Avilés.

En 2015, a la mitad del sexenio del entonces presidente Enrique Peña Nieto, el PRI tenía 19 gubernaturas y actualmente sólo suma cuatro, en las otras dos, Coahuila y Estado de México, se renovará gubernatura el año próximo.

De mantenerse la tendencia perdedora en el tricolor, para las elecciones federales de 2024 ese partido puede llegar sin ningún gobierno estatal.

Desde el 14 de agosto de 2019, fecha en la que asumió la presidencia del PRI, Alejandro Moreno dio prioridad al acaparamiento de posiciones tanto en la estructura partidista como en cargos de elección popular para él y su equipo.

Moreno Cárdenas se colocó en la lista de plurinominales a la Cámara de Diputados junto a ocho integrantes del Comité Ejecutivo Nacional de ese partido, como Carolina Viggiano, lo que derivó en protestas de la militancia.

Posteriormente, se enfocó en la formalización de alianzas con los dirigentes del PAN y el PRD, para tratar de ganar elecciones por esa vía, como puede ocurrir en Aguascalientes y Durango.

En Aguascalientes, la panista Tere Jiménez, candidata de la coalición PAN, PRI y PRD, llevaba una clara ventaja en las encuestas de hace unas semanas. Sin embargo, la brecha en las preferencias se ha cerrado, luego del condicionamiento a los programas sociales que promueve Morena para obtener el voto a favor de Nora Ruvalcaba.

Los sondeos indican que en Durango el PRI tiene la posibilidad de ganar la gubernatura, a través de la coalición con el PAN y PRD, que encabeza Esteban Villegas, frente a la morenista, Marina Vitela, quien va también con las siglas del PVEM, PT, y el partido local, Redes Sociales Progresistas.

En el caso del PAN, además de Aguascalientes, Durango y Tamaulipas que serán sometidas a las urnas el próximo domingo, ese partido gobierna además en Chihuahua, Guanajuato, Querétaro, Quintana Roo y Yucatán.

En total, ocho entidades, el doble de las que tiene el PRI, y de las cuales, Marko Cortés era presidente nacional cuando el blanquiazul refrendó gobiernos en Chihuahua y Querétaro.

Sin embargo, perdió en Baja California Sur ante Morena, por lo que en esa entidad no pudo mantener la continuidad del panismo que había con el gobierno de Carlos Mendoza Davis.

En tanto que el PRD, en las elecciones del año pasado, perdió su último bastión como gobierno estatal, luego del triunfo de Morena en Michoacán, por lo que su apuesta de triunfo está en las coaliciones.

Además de las elecciones a gobernador en esas seis entidades, en Durango se elegirán 39 presidencias municipales, igual número de sindicaturas y 327 regidurías, mientras que en Quintana Roo se votará también por 25 diputados locales.

Con información de Latinus