fbpx

España: Obliga evacuaciones una mayor actividad volcánica

El volcán de la isla española de La Palma presentó ayer dos nuevas bocas eruptivas que emanaron lava y una mayor explosividad, lo que obligó a evacuar a los vecinos que aún permanecían en tres de las zonas más amenazadas.

La explosividad de la erupción del volcán de Cumbre Vieja, que comenzó el domingo pasado, se ha intensificado y se percibe en la mayor parte de La Palma, a lo que se suma un aumento de la expulsión de material piroclástico.

Además, el volumen de emisión de cenizas se ha intensificado, hasta el punto de que las compañías aéreas que operan conexiones con La Palma desde otras islas del archipiélago (Binter Canarias y Canaryfly) han tenido que suspender vuelos temporalmente.

Ante todo ello, la dirección del Plan Especial de Protección Civil ante Riesgo Volcánico (Pevolca) comenzó a evacuar a la población que aún permanecía en los barrios de Tajuya, Tacande de Arriba y Tacande de Abajo, por lo que el número de desalojados superó ya las 5 mil 700 personas contabilizadas anteriormente.

Datos en los que redundan las últimas mediciones del sistema de observación europeo Copernicus indican: la lava cubre 190.7 hectáreas y ha destruido a su paso 420 edificaciones y 15.2 kilómetros de carreteras, lo que supone que en sólo dieciocho horas el magma ocupa 10.6 hectáreas más de terreno y ha devastado 30 inmuebles.

Estas cifras irán en aumento con toda probabilidad, dado que las estimaciones de Copernicus se basan en mediciones de la víspera.

Por otra parte, los expertos indican que la colada más avanzada –la que alcanzó la zona de Todoque, de mil 200 habitantes–prácticamente no se mueve y no se sabe si finalmente llegará al mar.

Sin embargo, la que permanecía parada se ha reactivado (avanza a unos 12 metros por hora, aunque ha llegado a picos de 33 metros por hora y transporta restos del cráter tras las explosiones del miércoles. Y las dos nuevas que fluyen desde el volcán desde ayer por la tarde bajan aun ritmo de casi 80 metros por hora.

La columna eruptiva ha alcanzado una altura de 6 kilómetros sobre el nivel del mar y ya se han detectado cenizas finas en la próxima isla canaria de La Gomera, lo que no sólo ha complicado el tráfico aéreo, sino que además ha obligado a cerrar los telescopios del Observatorio del Roque de Los Muchachos, en la cumbre de La Palma.

La sismicidad continúa en bajos niveles, aunque no se descarta la posibilidad de sismicidad sentida, y se siguen registrando temblores de tipo largo periodo, asociados a la actividad explosiva, al tiempo que se descarta que se produzca lluvia ácida en las próximas horas.

Con información de EFE