Investiga Netflix mente de asesino serial paseño

El Paso.-De nueva cuenta el nombre de la ciudad de El Paso surgirá como tema de conversación, cuando la productora Netflix estrene el documental Night Stalker: The Hunt for a Serial Killer, que narra la serie de asesinatos cometidos por Richard Ramírez, nativo de esta ciudad.

Será el próximo 13 de enero cuando los seguidores del cine documental, y del género investigativo basado en casos de la vida real, podrán tener una visión más cercana al infame personaje que sembró el terror en Los Angeles y San Francisco en la década de los años 80.

En septiembre de 1989, Ramírez fue declarado culpable de trece cargos de asesinato, cinco intentos de asesinato, once agresiones sexuales y catorce allanamientos de morada, por lo que fue sentenciado a morir en la cámara de gas.

Sin embargo, el sórdido camino que llevó a Ramírez a ser conocido como el Acosador Nocturno (Night Stalker) será relatado por los oficiales a cargo de la investigación, así como por testigos de los hechos que marcaron el destino del asesino serial.

“No habíamos visto un asesino como él en la historia del crimen”, afirmó el detective Gil Carrillo de la oficina del Sheriff de Los Ángeles, cuyo testimonio es parte de la serie de 4 capítulos que rememora la estela que dejó tras de sí el infame nativo de El Paso.

“Creo que este es el único momento a lo largo de mi carrera en que dormí con una pistola”, dijo el investigador Frank Salerno, sobre los hechos que iniciaron en el verano del 85 y que se extendieron hasta que el Acosado Nocturno fue capturado.

Los crímenes cometidos por Ramírez sembraron el temor en la comunidad, ya que no había un patrón real a seguir, ya que las víctimas podían ser niños, jóvenes, adultos, mujeres y hombres, lo que llevó a que los residentes de los suburbios de Los Angeles pusieran rejas en sus ventanas ante el miedo colectivo por el asesino serial.

“Todo el mundo mantenía las ventanas abiertas y él se metía por las ventanas”, sostuvo Tiller Russell, director de la serie sobre Ramírez.

 “Así que hasta el día de hoy en Los Ángeles, cuando conduces, es por ello que hay rejas en las ventanas”, afirmó Rusell.

Ramírez nació en El Paso, Texas el 29 de febrero de 1960, y desde su temprana adolescencia fue influenciado por el consumo de drogas, y por relacionarse con familiares con instabilidad emocional.

Los biógrafos de Richard Ramírez señalan a su primo Mike Ramírez, un condecorado Boina Verde del Army, como una influencia importante en su comportamiento posterior.

Mike mostró a Richard fotografías de los horrores cometidos en la guerra de Vietnam’ años después Richard estuvo presente cuando Mike mató a su esposa con un disparo a quemarropa en la cara.

Posteriormente Richard se mudó con su hermana mayor, cuyo esposo era un acosador obsesivo, y quien hizo participar a Richard en sus observaciones trasgresoras nocturnas.

Richard dejó la Jefferson High School de El Paso en el noveno grado y emigró a Los Angeles a los 22 años, lugar donde empezó su carrera delictiva en 1984.

La serie que estrena Netflix en los primero días del 2020, relata la forma maliciosa en que Richard Ramirez llevó a cabo su primer asesinato, a costa de Mei Leung, una menor de 9 años.

La crueldad con que Ramírez cometía sus asesinatos reveló una falta de escrúpulos total, misma que fue comprobada tras su captura, enjuiciamiento y condena, ya que en ningún momento el acusado mostró interés o remordimientos por los crímenes cometidos.

EL primer asesinato atribuido a Ramírez se cometió en 1984 y alcanzó su cúspide en el verano de 1985, afectando a los residentes del estado de California: 

“Las víctimas tenían entre 6 y 82 años. Hombres, mujeres y niños. Las armas homicidas eran tremendamente diferentes. Había pistolas, cuchillos, martillos y llaves L”, sostuvo Tiller Russell, director de la serie.

“Había este tipo de sentimiento de que, quienquiera que fueras, cualquiera podía ser una víctima y cualquiera podría ser el siguiente”, agregó.

Después de ser identificado por las autoridades, los medios de comunicación se encargaron de difundir el rostro y nombre del sospechoso de la serie de asesinatos, y fue un grupo de ciudadanos quienes lo identificaron y sometieron hasta ser entregado a las autoridades.

En total Richard Ramírez fue sentenciado a 19 sentencias de muerte, pero tras un largo proceso de apelaciones al final el infame asesino murió por linfoma pulmonar a la edad de 53 años.