Gobierno de EPN intentó “enterrar” investigación de caso Odebrecht contra Lozoya

Antes de terminar su sexenio, Enrique Peña Nieto intentó ocultar la investigación contra el ex director de Petróleos Mexicanos (PEMEX), Emilio Lozoya, relacionado en el caso de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

Las primera versiones de la investigación arrojaban que el dinero de los sobornos en realidad eran depósitos relacionados con negocios a nombre de Fabiola Tapia, una empresaria fallecida en 2014.

Documentos consultados confirmaron que en marzo de 2018, cuando la PGR había dado “carpetazo” al expediente de César Duarte por lavado de dinero y fraude fiscal, también se habían intentado archivar las investigaciones en contra de Lozoya.

Altos funcionarios de la Administración pasada llevaron el caso con José Antonio Meade, quien ya como candidato presidencial del PRI pidió no archivar el expediente e investigar a fondo, quien aparentemente y debido a su puesto como ex secretario de Hacienda, iba a ser involucrado por el ex director de PEMEX con el pago de los sobornos.

Los ejecutivos de Odebrecht revelaron que pagaron 10.5 millones de dólares al ex director de Pemex en cuentas bancarias de las empresas off shore Zecapan y Latin America Asia Holdings Ltd.

La idea principal de los operadores era argumentar que Fabiola Tapia había prestado 6 millones de dólares a Zecapan y que había comprado acciones de Latin America Asia Holdings en el año 2012, año en que Odebrecht comenzó a hacer los depósitos.

Ahora que negocia su inmunidad penal ante la Fiscalía General de la República (FGR), Lozoya ha admitido que sí cobró ese dinero y que fue para la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto.

Sin embargo, el ejecutivo brasileño con quien pactó los sobornos dice que el dinero fue para que Lozoya le presentara a empresarios en Hidalgo y Veracruz.

En una declaración que había recibido la PGR de Brasil, Luis Alberto de Meneses Weyll, quien fungía como ex director de Odebrecht en México, comentó que habían depositado 6 millones de dólares a Lozoya en dos partes: una primera entrega de 4 millones de dólares y una segunda de 2 millones de dólares.

Los brasileños aseguran que una parte importante del primer monto se depositó en una cuenta de Zecapan, empresa constituida en 1990 en las Islas Británicas y con cuentas bancarias constituidas en Luxemburgo.

Willi Artur Gerhard Henze, un ciudadano alemán radicado en Suiza que es propietario de Zecapan, así como de Martellus y de una empresa de tecnología de asfaltos denominada Nano Sky, envió un testimonio por escrito a la entonces PGR, fechado el 28 de diciembre de 2017.

En ese documento aseguró que el 18 de octubre de 2012 Fabiola Tapia le prestó 6 millones de dólares como parte de un convenio de transferencia de tecnología y asistencia técnica.

En ese contrato, Tapia se comprometió a depositar los recursos a Martellus antes del 30 de junio de 2014. El préstamo sería empleado por el europeo para el desarrollo de tecnología.

La empresaria mexicana depositó 5 millones 951 mil 351 dólares entre el 7 de noviembre de 2012 y el 20 de marzo de 2014, las fechas en que Odebrecht le hizo los depósitos a Lozoya.

En tanto, las investigaciones en Brasil arrojaron que la empresa Innovation Research Engineering and Development Ltd. aparece como una de las personas morales que la constructora Odebrecht utilizaba para pagar sobornos en países de Latinoamérica.

Según la investigación de la FGR, esta empresa depositó dinero a Lozoya en 2010 y 2012 en una cuenta de Latin America Asia Holdings Ltd, constituida el 10 de septiembre de 2008 en las Islas Británicas.

Del 20 de abril a 18 de junio de 2012, Innovation Research Engineering and Development depositó 3 millones 150 mil dólares a la cuenta off shore relacionada con el ex director de Pemex, en la cual su hermana Gilda Susana Lozoya Austin fue registrada como beneficiaria.

En 2017, cuando Fabiola Tapia ya tenía tres años de fallecida, apareció un contrato en el que un tal Favio Valdovinos Cortez presuntamente le vendió a esta empresaria las acciones de Latin America Asia Holdings, por un valor de mil dólares.

El contrato fechado el 15 de marzo de 2012, que en teoría desvinculaba a Lozoya del delito, decretaba a su hermana como beneficiaria de la cuenta, pues los sobornos que refieren los brasileños fueron a partir del mes siguiente en que fueron vendidas esas acciones.