fbpx

Ómicron toma fuerza en México y sistema de salud empieza a saturarse

La cuarta ola de covid-19 en México empieza a parecerse al código rojo que en semanas pasadas pudo observarse en Europa y Estados Unidos, pues a pesar de su baja letalidad, muchos servicios empiezan a afectarse por los contagios y los servicios de salud comienzan a saturarse en demanda de pruebas diagnósticas y consultas de medicina general, además de que en la Ciudad de México ya 19 hospitales están saturados, de 56 existentes.

Ayer México registró la mayor cifra de casos diarios en los 22 meses de la pandemia con 33 mil 626 contagios confirmados de covid-19 con prueba de laboratorio positiva.

El crecimiento de los contagios ha sido exponencial al grado que las autoridades sanitarias ya recomendaron no realizarse pruebas y aislarse en caso de presentar síntomas de enfermedad respiratoria, el IMSS debió reactivar las incapacidades en línea e implementar un operativo emergente para atender la alta demanda reportada en los últimos días en el hospital de La Raza y en varias entidades se reportan contagios masivos como la Fiscalía de Chihuahua que informó de 200 trabajadores enfermos de covid y 14 por ciento de la plantilla laboral en el Senado.

En el sector privado, especialistas del Hospital Ángeles Universidad, en Ciudad de México, confirmaron el alza de ingresos de personas con síntomas de covid-19 en la torre de hospitalización.

Estadísticas de la Secretaría de Salud muestran que entre los hospitales en la capital del país que trabajan al máximo de su capacidad, se encuentran los centros médicos de La Raza y Siglo XXI, los hospitales de Troncoso, Dr. Manuel Gea González, Xoco o el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias Ismael Cosio Villegas.

La ocupación hospitalaria de la Ciudad de México creció exponencialmente en lo que va de enero, pues el primer día del año, se reportaron 14.4 por ciento de camas ocupadas, pero al 10 de enero esa cifra creció hasta el 39.3 por ciento; es decir, que en solo 10 días casi se triplicó el número de pacientes.

En cambio, el año pasado, en la tercera ola transcurrió casi un mes para que se triplicara la ocupación hospitalaria. El 7 de junio de 2021 la capital del país tenía 14.46 por ciento de camas utilizadas y hasta el 4 de julio alcanzó una ocupación de 39.5 por ciento.

La ocupación de camas con ventilador en la capital del país también muestran un llamativo ascenso en los últimos días, pues de tener un nivel de 4.5 por ciento el 1 de enero, subió hasta el 21.18 por ciento de ocupación el 10 de enero pasado.

De hecho, el nivel actual de pacientes que necesitan ayuda de un ventilador para respirar es la cifra más alta registrada en los últimos dos meses y medio, solo por debajo del 21 de octubre pasado cuando se registraban 21.98 por ciento de camas ocupadas.

Especialista alertan de la rapidez de ómicron

Infectólogos, virólogos y especialistas clínicos alertaron que la rápida propagación de la variante ómicron llegará a saturar los servicios de atención médica entre vacunados y no vacunados, sobre todo entre quienes padecen enfermedades como insuficiencia renal y reciben hemodiálisis, ya que pueden morir o caer en un estado grave.

Expertos de unidades de alta especialidad detallaron que Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias y el de Nutrición Salvador Zubirán, por ejemplo, se encuentran saturados de pacientes con covid.

En el Hospital General de México, las personas tardan hasta seis horas para hacer trámites y someterse a estudios debido a la falta de personal. Hay filas para recibir los trámites, para sellarlos, para pasar luego a los estudios. Son mínimo 100 personas, explicó un médico.

“Yo estaba sin que me contactaran pacientes, personas positivas con covid-19 durante meses. De repente se elevó de cinco a 40 personas positivas. No nos consta que sea ómicron, solo que el común denominador es que dentro de un mismo espacio aparentemente seguro, es decir, puede ser al aire libre, con esquemas completos de vacunación, se está dando estos fenómenos de contagio masivos”, explicó uno de los expertos.

“Sabemos que las personas se pueden reinfectar e infectar a pesar de estar vacunadas. Eso siempre lo hemos sabido. También sabemos que la capacidad de protección contra la infección ha ido disminuyendo con las variantes. Las variantes se escapan a la protección y disminuyen la eficacia de las vacunas y, por lo tanto, el virus se vuelve más eficiente de transmitirse de persona a persona”, destacó uno de los entrevistados.

Por su parte, Francisco Moreno, médico internista e infectólogo, premio Nacional de Salud 2020, alertó que México se encuentra en una preocupante cuarta ola de contagios en la que los más afectados, con posibilidad de presentar síntomas graves, caer en terapias intensivas y hasta morir, serán los que no se han inmunizado o tienen esquemas incompletos de vacunación, o bien sistemas inmunológicos comprometidos.

Con información de Milenio