Revelan que atacante en hospital de Tulsa fue paciente de una víctima: lo que sabemos del tiroteo en Oklahoma

El hombre armado que abrió fuego en un hospital de Tulsa, Oklahoma, y mató a cuatro personas este miércoles fue paciente de cirugía de una de las víctimas, informó este jueves el jefe de policía de la ciudad, Wendell Franklin, en una conferencia de prensa.

El atacante, al que identificaron como Michael Louis y a quien la policía encontró muerto, disparó y mató al Dr. Preston Phillips, la Dra. Stephanie Husen, Amanda Glenn y William Love en un edificio en el campus del Hospital Saint Francis en Tulsa, dijo Franklin.

Louis se sometió a una cirugía de espalda el 19 de mayo, que realizó por Phillips, y posteriormente llamó varias veces durante múltiples días quejándose de dolor y buscando tratamiento adicional, según Franklin.

Louis tuvo consulta con Phillips este martes para recibir tratamiento y volvió a llamar a la oficina del médico el miércoles antes del tiroteo, “quejándose de dolor de espalda y queriendo ayuda adicional”, dijo Franklin.

Después del tiroteo, la policía encontró sobre Louis una carta “que dejaba en claro que entró con la intención (de) matar al Dr. Phillips” y a cualquiera que se interpusiera en su camino, dijo Franklin.

Este tiroteo masivo es el más reciente en un país donde las personas deben enfrentarse cara a cara con la amenaza de la violencia armada en lugares públicos. Ocurre más de dos semanas después de un ataque racista en un supermercado en Buffalo, Nueva York, y de un ataque sangriento en una iglesia en California. Y apenas ocho días después de una masacre desgarradora en una escuela primaria en Uvalde, Texas.

La tragedia de Tulsa representa uno de los 233 tiroteos masivos que han ocurrido en EE.UU. este año, según el Archivo de Violencia Armada. CNN y el archivo definen un tiroteo masivo como uno en el que al menos cuatro personas reciben disparos, excluyendo al atacante.

¿Quiénes eran las víctimas?

Dos médicos, una recepcionista y un paciente: esas son las cuatro víctimas que murieron durante el tiroteo en un hospital de Tulsa. Las familias del Dr. Preston Phillips, la Dra. Stephanie Husen, Amanda Glenn y William Love están incompletas ahora.

“Se supone que somos los que cuidamos a otros durante tragedias como esta. Pensar que nuestros cuidadores fueron las víctimas es simplemente incomprensible para mí”, dijo el Dr. Ryan Parker, director médico asociado de Saint Francis y doctor de emergencias.

“Ellos murieron mientras servían a otros. Murieron en el cumplimiento de su deber”, insistió.

William Love: era un paciente en la Clínica Warren, donde ocurrió el tiroteo, dio a conocer este jueves el jefe Franklin. “A la familia del señor Love, lamento mucho no haber podido salvarlo”, dijo el Dr. Parker entre lágrimas. “Cuando me desperté esta mañana, realmente quería que todo esto fuera una pesadilla, pero esta es la realidad de nuestro mundo en este momento.

Dra. Stephanie Husen: era doctora en Medicina Osteopática. Y trabajaba en el departamento de ortopedia, dijo el Dr. Cliff Robertson, presidente y director ejecutivo de Saint Francis Health System. “Stephanie, simplemente, era una persona increíble”.

Dr. Preston Phillips: “era un caballero consumado”, señaló Robertson, visiblemente emocionado. “Era, es un hombre al que todos deberíamos esforzarnos por emular… y el hecho de que alguien atacara al Dr. Phillips es alucinante”, dijo Robertson. “Es la máxima pérdida para St Francis y para Tulsa”, insistió.

Amanda Glenn: era recepcionista en la Clínica Warren, dijo Franklin durante la conferencia de prensa.

“Las tres mejores personas en todo el mundo que están más comprometidas con hacer lo que hacen todos los días y cuidar a los demás no merecían morir de esta manera”, insistió Robertson.

Arma hallada en el lugar del tiroteo se compró el mismo día, revelan fuentes

Un arma al estilo de asalto que se encontró en la escena del tiroteo había sido comprada ese día, según tres fuentes federales que tienen conocimiento de la investigación.

El arma era de estilo AR-15, indicó una fuente. El 29 de mayo se compró un arma diferente, una pistola, dijo una fuente.

Las dos armas de fuego, un rifle semiautomático y una pistola semiautomática, se hallaron en la escena, según informó el capitán Meulenberg anteriormente.

La escena del tiroteo

“Era una locura adentro, con cientos de habitaciones y cientos de personas tratando de salir del edificio”, relató el capitán del Departamento de Policía de Tulsa, Richard Meulenberg.

La policía recibió una llamada justo antes de las 5 pm del miércoles sobre un individuo con un arma de fuego en el Edificio Médico Natalie en el campus del Hospital St. Francis, dijo el subjefe de policía de Tulsa, Eric Dalgleish, en una conferencia de prensa.

Los agentes que respondieron llegaron en cuestión de minutos: “Escucharon disparos en el edificio y eso fue lo que los dirigió al segundo piso”, dijo Dalgleish.

La policía sospecha que las heridas fatales del atacante fueron autoinfligidas, y junto a él se encontraron dos armas de fuego, descritas por Meulenberg como un “rifle semiautomático” y una “pistola semiautomática”, que se cree que se usaron en el tiroteo. Dos de los fallecidos fueron encontrados en la misma habitación que el atacante, dijo el capitán de policía.

Además, menos de 10 personas sufrieron lesiones que no amenazan sus vidas, dijo Meulenberg. Las autoridades están tratando de determinar si fueron heridos por disparos o durante el caos de escapar de la escena, dijo. Ningún agente resultó herido.

“Fue a este lugar con mucha determinación”

Los investigadores están trabajando para determinar el motivo del atacante, aunque no se creía que el tiroteo fuera indiscriminado, dijo Meulenberg.

“Fue a este lugar con mucha determinación, fue a un piso muy específico y disparó con un propósito muy específico”, dijo. “Este no fue un tiroteo al azar por parte de este individuo”.

El tiroteo ocurrió en un “terreno sagrado” de Tulsa

El Sistema de Salud St. Francis, que administra el hospital, dijo en un comunicado que algunas oficinas permanecerán cerradas por el resto de la semana.

La representante del estado de Oklahoma, Melissa Provenzano, cuyo distrito incluye el hospital, le dijo que estaba en el campus la mañana del tiroteo y lo llamó “el centro de nuestra comunidad”.

“Este es solo uno de los lugares emblemáticos de nuestra ciudad”, dijo, y le dio crédito al personal del hospital por salvar la vida de su padre cuando contrajo covid-19.

“Este campus es un terreno sagrado para nuestra comunidad”, dijo el alcalde de Tulsa, GT Bynum, quien también expresó “profunda gratitud” por los servicios de emergencia que “no dudaron hoy en responder a este acto de violencia”.

“Los hombres y mujeres del Departamento de Policía de Tulsa no dudaron”, dijo el alcalde.

Provenzano también elogió la respuesta policial efectiva, pero instó a que se necesita un trabajo más proactivo para frenar tiroteos similares en el futuro.

“Simplemente no puedo decir suficientes cosas buenas sobre ellos”, dijo sobre la policía, “pero ya sabes, ¿por qué los necesitaban en primer lugar?”.

Al señalar el acceso a las armas y la necesidad de leyes de “bandera roja”, agregó: “Podemos hacer mucho más aquí en Oklahoma para que estas cosas se puedan prevenir”, dijo.

Con información de CNN