Ucrania informa 87 muertos tras ataque a un cuartel, la peor pérdida de la guerra

Kiev reveló esta mañana sus peores pérdidas militares por un solo ataque durante la guerra en Ucrania: 87 personas que murieron la semana pasada cuando las fuerzas rusas atacaron un cuartel que albergaba tropas en una base de entrenamiento en el norte.

La revelación de que decenas de personas habían muerto en el ataque demostró la capacidad de Rusia para infligir enormes pérdidas, incluso lejos del frente. Antes, Kiev había dicho que ocho personas murieron en el ataque del 17 de mayo contra el cuartel en la ciudad de Desna.

“Hoy hemos terminado los trabajos en Desna. En Desna, bajo los escombros, hubo 87 víctimas. Ochenta y siete cadáveres”, dijo el presidente Volodímir Zelenski durante un discurso por videoconferencia a los líderes empresariales en Davos (Suiza).

Moscú había dicho entonces que había atacado una base de entrenamiento con misiles de largo alcance. El número de víctimas que Zelenski anunció esta mañana fue más del doble del número de muertos de un ataque similar contra una base de entrenamiento ucraniana en Yaraviv, en el oeste, en marzo.

“La historia está en un punto de inflexión (…) Este es realmente el momento en el que se decide si la fuerza bruta gobernará el mundo”, dijo Zelenski en su discurso, en el que pidió las máximas sanciones económicas para Rusia.

En los últimos combates en el frente de batalla, Kiev dijo que había frenado un asalto ruso a Sievierodonetsk, una ciudad oriental que se ha convertido en el principal objetivo de la ofensiva de Moscú desde que tomó Mariúpol la semana pasada.

Las fuerzas rusas intentaron asaltar Sievierodonetsk, pero no lo consiguieron y se retiraron, dijo la oficina de Zelenski.

Moscú ha estado presionando para invadir la ciudad mientras intenta rodear a las fuerzas ucranianas y capturar completamente las provincias de Lugansk y Donetsk, que constituyen la región de Dombás que reclama en nombre de los separatistas.

Después de que Moscú capturó Mariúpol la semana pasada tras un asedio de tres meses, pero de que perdiera territorio en otros lugares, la guerra en Ucrania está entrando en lo que algunos analistas militares occidentales describen como una nueva fase: un gran impulso ruso para capturar el Dombás, antes de que Moscú pase a la defensa.

En Kiev, en el primer juicio por crímenes de guerra del conflicto un tribunal condenó a cadena perpetua a un comandante de tanque ruso que se había declarado culpable de matar a tiros a un civil ucraniano de 62 años en el cuarto día de la invasión.

El soldado, Vadim Shishimarin, de 21 años, vestido con una sudadera con capucha azul y gris, observó en silencio desde un palco de cristal reforzado y no mostró ninguna emoción mientras se leía el veredicto. El Kremlin se había quejado de que no podía ayudar a defenderlo en el tribunal.

En Mariúpol, donde cientos de combatientes ucranianos depusieron finalmente las armas la semana pasada tras un asedio de casi tres meses, los equipos rusos de desminado peinaban las ruinas de la gigantesca planta siderúrgica Azovstal.

Un enorme bulldozer blindado pintado con una letra “Z” blanca, símbolo del asalto ruso, apartaba los escombros mientras un pequeño grupo de soldados se abría paso entre los restos con detectores de metales.

“La tarea es enorme. El enemigo plantó sus propias minas terrestres, nosotros también habíamos plantado minas antipersona cuando bloqueábamos al enemigo. Así que tenemos unas dos semanas de trabajo por delante”, dijo un soldado ruso, con el nombre de guerra de Babai. Su equipo había destruido más de 100 explosivos en dos días hasta ahora, agregó.

Ucrania ha estado tratando de asegurar un intercambio de prisioneros por los combatientes que se rindieron la semana pasada. El líder de los separatistas prorrusos que controlan la zona dijo que los prisioneros serían juzgados por un tribunal, pero un viceministro de Asuntos Exteriores ruso fue citado diciendo que Moscú podría discutir un intercambio.

Un asesor del alcalde ucraniano de Mariúpol, que está fuera de la ciudad, dijo que los residentes que quedan corren peligro de contraer enfermedades por el desbordamiento de las alcantarillas. Ucrania cree que decenas de miles de personas murieron en el asedio de la ciudad de más de 400.000 habitantes.

Ucrania informa 87 muertos tras ataque a un cuartel, su peor pérdida de la guerra

Rusia ha centrado su “operación militar especial” en el este desde que sus tropas fueron expulsadas de la zona que rodea la capital, Kiev, y del norte a finales de marzo.

Desde el mes pasado, Moscú ha dicho que su principal esfuerzo es capturar todo el Dombás. A pesar de haber enviado sus fuerzas a la zona y de haber lanzado masivos bombardeos de artillería, sólo ha conseguido pequeñas ganancias territoriales, mientras que ha perdido territorio en un contraataque ucraniano más al norte, alrededor de Járkov.

Pero la captura total de Mariúpol la semana pasada da a Rusia su mayor victoria en meses. Sus fuerzas controlan ahora una franja prácticamente ininterrumpida del este y el sur, liberando más tropas para que se unan a la lucha principal del Dombás.

En los últimos días ha lanzado una serie de asaltos para capturar Sievierodonetsk, la parte más oriental de un sector controlado por los ucranianos en el Dombás y una de las últimas partes de la provincia de Lugansk que sigue fuera del control de Rusia.

El gobernador de Lugansk, Serhiy Gaidai, dijo que Rusia estaba “borrando Sievierodonetsk de la faz de la tierra”, tratando de avanzar desde tres direcciones: invadir Sievierodonetsk, cortar una carretera al sur de ella y cruzar el río más al oeste.

Algunos expertos militares occidentales afirman que Rusia puede quedarse pronto sin poder de combate para operaciones ofensivas y podría tener que pasar a defender el territorio, cuando más armas occidentales refuerzan a Kiev para un futuro contraataque.

“A medida que su ofensiva en el este pierde impulso, los rusos tendrán que pasar inevitablemente a una estrategia defensiva en Ucrania. Y al hacerlo, el Ejército ruso se enfrentará a una nueva gama de difíciles retos por delante”, tuiteó Mick Ryan, un general de división australiano retirado.

El Ministerio de Defensa británico dijo que Moscú probablemente había sufrido pérdidas en tres meses en Ucrania similares a las de nueve años en Afganistán de la década de 1980.

Con información de Forbes y Reuters