Un adolescente de 17 años es la mente maestra detrás del mayor ataque en la historia de Twitter

El pasado 15 de julio las cuentas de personajes como el ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama, el candidato virtual a la presidencia de ese país, Joe Biden, el empresario Elon Musk o del polémico Kanye West, fueran hackeadas y haciendose pasar por ellos, los responsables colgaron mensajes sobre que regalarían dinero a través de la criptomoneda “bitcoin”.

Al final se descubrió que efectivamente todo era una gran estafa orquestada por alguien desde las sombras, pero desde entonces no se había sabido nada del caso, en tanto que Twitter explicó lo poco que se sabía del ciberataque.

De acuerdo con el portal The Verge, durante la mañana del 30 de julio, agentes del FBI, el Servicio de Impuestos Internos, el Servicio Secreto de los Estados Unidos y la Policía de Florida arrestaron a un adolescente de 17 años en la ciudad de Tampa, el cual fue acusado de ser la “mente maestra” detrás de la mayor violación a la seguridad y privacidad de la historia de Twitter.

Por supuesto, para llevar a cabo un plan así, el adolescente no trabajó solo, por lo que el Departamento de Justicia de Estados Unidos acusó formalmente a dos personas más: Nima Fazeli de 22 años de edad, en Orlando (Florida, EU) y a Mason Sheppard de 19 años en Reino Unido, quienes eran identificados con los nombres de hackers “Rolex” y “Chaewon”, respectivamente.

Fazeli enfrenta una condena de 5 años de prisión y una multa de 250 mil dólares por intrusión informática, mientras que Shepard está siendo acusado de intrusión informática, conspiración de fraude electrónico y conspiración de lavado de dinero, el más grave de todos de los cuales viene con una sentencia de 20 años y una multa de 250 mil dólares en los Estados Unidos.

Por su parte, el adolescente de Tampa se encuentra en la cárcel, acusado de más de 30 delitos graves, incluyendo fraude organizado, fraude de comunicaciones, robo de identidad y piratería informática, según informó el el Fiscal del Estado de Hillsborough, Andrew Warren.

A su vez, las autoridades estadounidenses informaron que los hackers estafaron a usuarios de Twitter con 12.86 bitcoins, o aproximadamente 117 mil 457.58 dólares en cambio actual.

Por si esto no fuera suficiente, Andrew Warren recordó que más allá de robar dinero a las personas, lo que hizo este adolescente pudo traer consecuencias muy grave:

“Probablemente le robó una buena cantidad a la gente, pudo deesestabilizar los mercados financieros dentro de Estados Unidos y en todo el mundo. Todo porque tenía acceso a las cuentas de Twitter de políticos poderosos, pudo crear un problema en la política así como en la diplomacia internacional. Esto no es un juego… son delitos graves con consecuencias graves”.

Después de que la noticia del arresto de este adolescente apareciera en todos lados, Twitter por supuesto que aprovechó la oportunidad para agradecer a todas las personas que trabajaron en la detención, y recordaron que trabajarán en conjunto para que esto se resuelva: “Apreciamos las rápidas acciones de las fuerzas del orden en esta investigación y seguiremos cooperando a medida que el caso avance. Por nuestra parte, nos centramos en ser transparentes y en proporcionar actualizaciones regularmente”.

Por otra parte, el 30 de julio la red social intentó explicar cómo fue que ocurrió todo este ataque. Según lo que cuentan, este adolescente y sus cómplices lograron acceder a las herramientas internas de la empresa, las cuales utilizaron para apoderarse de algunas de las cuentas más importantes del servicio.

¿De qué manera? Bueno, pues el adolescente y los hackers llamaron a los empleados de Twitter mientras se hacían pasar por miembros del propio equipo de seguridad de la empresa. Además de estafar a los usuarios con Bitcoins, los culpables de todo esto también entraron a los mensajes directos de 36 usuarios, incluido un funcionario público (del cual no revelaron el nombre),