Y le jalaron la cola al tigre…

Un día de violencia y sin gobierno…
Coparmex se pone los pantalones…
Lalo Gameros tiro cantado a la JMAS…
Lalo Fernández protegido de Palacio…

Estulticia es el termino ideal para definir cual fue el error de parte de las autoridades federales y estatales al seguir extrayendo agua de las presas de la entidad y no escuchar a los productores y lo que es peor, no ver la realidad del encabronamiento ciudadano que explotó mostrando la cara del vandalismo, violencia que no le sirve a nadie y que por el contrario, solo deja abiertas más heridas.

La estulticia se define como: “Ignorancia, necedad o estupidez de una persona”. En este caso de dos gobiernos.

Pero además, luego de dejar que las cosas llegaran al extremo, hay que tacharlos de cobardes, pues no tuvieron los pantalones necesarios para salir y dar la cara, para enfrentar su responsabilidad de jalarle la cola al tigre y luego no saber que hacer cuando el tigre se encabronó.

No hay forma de justificar lo que hace el gobierno federal, insistir en llevarse el agua de la presas de Chihuahua, estirar las cosas hasta casi propiciar alguna tragedia, no cumplir con los tratos hechos en múltiples mesas de negociación, esa es estupidez extrema.

Y algo similar ocurre con la administración estatal, negociar “otras cosas” a cambio de no hacer nada para proteger el agua y los ciclos agrícolas y la estabilidad económica del estado que vive en gran parte de la producción del campo, y al mismo tiempo jugar el doble juego de mandar a unos en calidad de agitadores para levantar al pueblo y luego en lo privado decirle al gobierno federal que no había problema, que las cosas estaban tranquilas, es ese un juego en extremo perverso, hasta que de plano ya no tuvieron a donde hacerse y demostraron con hechos que ellos habían entregado el agua y los productores explotaron ante lo que consideraron una traición.

Tampoco se puede justificar la violencia, pues en Chihuahua no debemos de verla como una opción para defender lo que creemos es justo, no se deben de dar ese tipo de brotes, pero se entiende el encabronamiento de quienes acudieron a dialogar y les jugaron el dedo en la boca.

Hay otra versión, una que alimentaron desde Palacio Estatal y desde Palacio Nacional, cuando afirmaron que entre los grupos de productores se habían infiltrado grupos que incitaban a la violencia, agitadores profesionales que solo querían hacer que las cosas explotaran.

Pudiera ser cierta esa versión, pero de nuevo tendríamos que volver a señalar a la estulticia como la gran culpable, es decir, si el gobierno federal y el gobierno estatal, “identificaron” la presencia de esos grupos, entonces habría que pensar que por su ignorancia, su estupidez y su necedad extrema, no hicieron nada en contra de esos grupos, porque simple y sencillamente no saben que hacer, ni mucho menos cómo hacerlo.

El saldo de este miércoles es claro, una unidad de la Policía Estatal volcada e incendiada, dos o tres unidades de la Conagua, que pasaron por la misma suerte, las casetas de Saucillo, la de Camargo, las instalaciones de la Conagua en Delicias, el edificio Lerdo de Tejada del Gobierno del Estado en Delicias, vandalizados e incendiados. Además de que el edificio del SAT en esa misma ciudad sufrió ataques. Bloqueadas las vías del tren, casetas tomadas y el gobierno escondido ante el temor al pueblo encabronado…

— — — — — — — — — —

Vale la pena reconocer hoy que la Coparmex Chihuahua se acordó que tenía pantalones y regresaron las conferencia de prensa en donde se dan a conocer las estadísticas de la inseguridad, federal y estatal.

Presentaron los números fríos, esos que espantan, pues hablan de que en el país de enero al cierre de junio hay 888 mil 97 denuncias presentadas por ciudadanos ante diversos niveles de gobierno por diferentes delitos.

Nos explicaron que en lo que va de este año, en nuestra entidad el conteo de las denuncias presentadas es de 32 mil 813. Pero hay que tomar en cuenta que en Chihuahua solo se denuncia el 20% de los delitos que se cometen.

La cosa está de la jodida, pues las denuncias de delitos contra el patrimonio en México (robo a casa habitación, robo a vehículo, robo a negocio, transportistas, transeunte, institución bancaria y extorsión, entre otros), pasaron de 294 mil 239 a 422 mil 979 en esos dos meses; y en el caso de Chihuahua, de 8 mil 954 a 12 mil 907. Es decir, estamos mucho muy jodidos y bastaría con decir que en Chihuahua hay mil 346 carpetas de investigación de homicidios dolosos, solo en el presente año y sin contar lo que ha ocurrido en julio.

Le aplaudimos a la Coparmex la presentación de esos números, pues hay que recordar que el sindicato patronal hace un par de años decidió guardar silencio, hacer como que no pasaba nada y siguieron la estrategia de la avestruz, es decir, escondían la cabeza en un hoyo y dejaban expuesto el trasero.

Y la verdad es que hace falta que los dueños del pueblo, que los hombres que hacen empresa y dan trabajo, sean la primera defensa del ciudadano y sean los que asuman la vanguardia a la hora de exigirle al gobierno que haga algo para detener esta ola de violencia que nos sigue afectando a todos…

— — — — — — — — — —

El buen amigo Lalo Gameros, líder de “la leyenda” Caballo Dorado, en verdad mostró el nivel de enojo que tiene con la Junta Municipal de Aguas de Chihuahua Capital, esto luego de que a su hogar le llegó un recibo de pago por una cantidad extraordinaria y que tras acudir a pedir una explicación y que le revisaran su hogar, pues simple y llanamente lo mandaron por un tubo, como muy comúnmente le pasa a muchos ciudadanos.

Lalo hace unos días comentó su situación en uno de los grupos de watts de “La Jirigrilla”, señalando que le estaban cobrando en la JAMAS como si tuviera alberca en su casa y si cada lunes y martes le cambiara el agua.

Luego en sus propias redes sociales, escribió: “No se crean gente, estamos ante un robo con lo alto de los recibos de agua, este gobierno es un fracaso y tu #PonyLara eres un saqueador en modo campaña, en 2021 se acordarán porque perdieron”. El texto iba acompañado de la imagen del anuncio de la JAMAS donde pide a los ciudadanos a que se acerquen a realizar convenios para recibir un descuento en sus adeudos.

Dos o tres días después publicó: “Que nervios.. me están pidiendo que me disculpe públicamente. Saben que pendejos? Chinguen a su madre cada vez que respiren culeros de la JMAS Chihuahua y tu también pinche Pony Lara, querían verme encabronado?? pues ya lo lograron y aguas que les echo a la ciudad encima y les armo un desmadre #aminomeamenazan”.

Y claro que su muro del Facebook, se llenó de comentarios apoyándolo.

Y al día siguiente, escribió: “Queridos amigos y seguidores. Quiero ofrecerles una disculpa por mis palabras inadecuadas que útilce en mi pasada publicación. Y aclaro esta disculpa es solo para ustedes, jamás para la JMAS Chihuahua con la que sigo muy molesto por el abuso del cual somos objeto todos los chihuenses”. (Sig.)

Así que bien se podría decir que al Pony y a los suyos, lo que más les convendría es hacer un acercamiento amistoso con el buen amigo, quien solo está reaccionando como reaccionan muchos ciudadanos cuando acuden a las autoridades y no son atendidos de la forma debida.

Quienes conocen a Lalo Gameros, saben de antemano que no es agachón, ni nada de eso, pero nunca se ha mostrado prepotente con nadie y al momento que externa una queja, habría que pensar que lo hace de forma seria y no nada más por hacer grilla barata…

— — — — — — — — — —

En lo osucrito, a escondidas, para dejar fe pública de que el nombramiento es para protegerlo, para evitarle molestias, para demostrar que es “un favorito de palacio”, así se puede clasificar la toma de protesta de Lalo Fernández Herrera como nuevo secretario de salud en al entidad.

El nombramiento a muchos les cae como patada en el lugar más doloroso del cuerpo, pues ven en Lalo Fernández a uno que no es digno de confianza.

Bastaría con recordar que su salida de la Secretaria de Hacienda estatal se dio luego de que intentó darle un golpe de estado al titular Arturo Fuentes Vélez.

Que luego llegó a la Fiscalía General del Estado, y en cuanto llegó empezó a generar problemas, los cuales ya llegaron a los juzgados con sendas demandas, incluso, con la solicitud formal ante un juez de que por mientras se realizan las investigaciones en su contra se le suspenda como funcionario público.

Una de las denuncias es por probable administración fraudulenta de los ranchos que le incautaron a César Duarte y la otra denuncia es por negarse a pagar cuatro vehículos blindados que le compraron a una empresa y a la que tras recibirle los vehículos, y firmar de conformidad, no le quieren pagar 11 millones de pesos.

Cabe señalar que en la terna para Salud, tras la muerte del doctor Enrique Grajeda, estaba un médico de apellido Ramírez, avalado por el Colegio de Médicos, por otra parte estaba el doctor Valenzuela de quien se dice es íntimo amigo de Alejandra de la Vega, quien sin lugar a dudas es una de las personas más influyentes en el gabinete estatal.

Al final Corral decidió colocar en ese espacio a Eduardo Fernández, la explicación que dicen dio el gobernador sobre ese nombramiento, fue que le urge un administrador en el puesto, ya que Salud trae un déficit del orden de los 9 mil millones de pesos, solo en lo que le deben diversas dependencias a Pensiones y al Ichisal, además de un boquete de más de 360 millones de pesos en medicamentos, por lo que le urge poner orden en el tema.

Es pro eso que le importó muy poco su promesa de campaña, esas que para él solo fueron promesas del corazón, en el sentido de que en la Secretaría de Salud estaría un médico de profesión al frente.

Ahora bien, es de todo mundo conocido que a Corral, ya le había renunciado varias ocaciones el doctor Grajeda, sin embargo, Corral nunca le aceptó esas renuncias, incluso se dice que fue tras presentar por ultima vez su renuncia y que el gobernador no se la aceptó, cuando el doctor Grajeda fue “invitado” por el mandatario para que lo acompañara a la reunión a Tamaulipas, en donde se contagió de COVID, y finalmente falleció.

Algunas voces jirigrillentas aseguran que el gremio médico está muy dolido con Corral por la muerte del secretario, puesto que si lo hubiera dejado renunciar posiblemente no hubiera fallecido de COVID, además de que bateó su propuesta de colocar al Dr. Ramírez en el cargo.

Por lo pronto Lalo Fernández ya es secretario de salud y su pasado reciente lo delata como altamente peligroso para la entidad y son varios los que afirman que Javier dejó la iglesia en manos de Lutero…

Fuente: La Jiribilla