Circulan borrador del dictamen sobre Guardia Nacional; prevén aval sin cambios

La noche de este martes, las comisiones unidas de Justicia y Estudios Legislativos Segunda circularon entre los senadores sin cambios, el borrador de dictamen de la minuta con proyecto de decreto, por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, de la Ley de la Guardia Nacional, de la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, en materia de Guardia Nacional y Seguridad Pública.

Establece que la Minuta con proyecto de decreto tiene como finalidad fortalecer la consolidación institucional de la Guardia Nacional (GN) como un cuerpo policial permanente, profesional y disciplinado, adscrito a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), bajo el control operativo y administrativo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

“El propósito es garantizar el cumplimiento efectivo de los fines constitucionales de dicha institución de policía para salvaguardar la vida, las libertades, la integridad y el patrimonio de las personas, así como contribuir a la preservación del orden público y la paz social”.

Destaca que “la GN es el instrumento primordial del Ejecutivo Federal para la prevención del delito, la preservación de la seguridad pública, la recuperación de la paz y el combate a la delincuencia en todo el país. Su participación ha sido fundamental para el cumplimiento de sus fines constitucionales, particularmente: la eficiencia y capacidad logística y operativa de la Sedena”.

La Minuta prevé una coordinación entre las diversas instituciones de seguridad “para fortalecer un nuevo paradigma para pacificar al país”, por lo que, consigna la tutoría de la Sedena en el crecimiento sano de la que debe ser la principal institución de seguridad pública en México: la GN, haciendo posible la coordinación operativa y funcional entre todas las instituciones de seguridad, a fin de eficientar los recursos, en beneficio de la seguridad pública para el pueblo de México.

Sostiene que este proyecto de decreto “permite superar los obstáculos administrativos y de disponibilidad de recursos que tienen su origen en las particularidades mismas la GN, frente a lo apremiante que resulta el abordaje de los retos emergentes que la violencia criminal plantea al Estado mexicano. Habilita la intervención de la GN en auxilio de la Fuerza Armada permanente para el cumplimiento de sus misiones”.

Subraya que la reforma propuesta es procedente, debido a que la consolidación de la GN es un eje clave para la pacificación del país, el fortalecimiento de la seguridad nacional y el combate a la delincuencia.

La mencionada Minuta propone una fórmula equilibrada para la participación de la Sedena en apoyo de la Guardia Nacional, con una estricta y clara separación y delimitación de las dependencias involucradas, para prevenir y remediar todo tipo de abuso por parte de las autoridades en el ejercicio de sus facultades o en la extralimitación en éste.

“Mayoritariamente el pueblo apoya la reforma porque confía en las Fuerzas Armadas y ha sido testigo de los resultados obtenidos durante esta administración”, resalta.

El borrador del dictamen final que se prevé aprobar sin cambios este miércoles en comisiones expone que “el personal militar asignado a la Guardia Nacional continuará sujeto a la jurisdicción militar respecto de los delitos especificados en el Libro Segundo del Código de Justicia Militar que atenten contra la jerarquía y la autoridad”. Es decir, en caso de delitos o excesos que comentan contra la población civil serán juzgados al interior del ámbito castrense y no por jueces civiles.

Asimismo, se regulan los ascensos y las recompensas de los militares pertenecientes al Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos y su aplicación corresponderá al Presidente, “es aplicable al personal de las citadas Fuerzas Armadas que se encuentre asignado en la Guardia Nacional, homologándosele el tiempo de servicios en esta situación como tiempo en unidades del Ejército y unidades de vuelo de la Fuerza Aérea”.

En los artículos transitorios destaca que “en tanto no exista personal con formación de Guardia Nacional con grado de Comisario General en activo, la persona titular de la Comandancia de la Guardia Nacional será designada por la persona titular de la Presidencia de la República a propuesta de la persona titular de la Secretaría de la Defensa Nacional”.

Las secretarías de Defensa y Marina transferirán los recursos presupuestarios y financieros que correspondan para cubrir las erogaciones por concepto de servicios personales y gastos de operación de la Guardia Nacional, así como los recursos materiales destinados a su operación, con excepción de aquéllos requeridos para el personal que seguirá bajo la adscripción de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.

La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, dispondrá que el personal procedente de la extinta Policía Federal cese de prestar sus servicios en la Guardia Nacional, por lo que seguirá bajo su adscripción, conservando sus derechos laborales adquiridos.

También posibilitará que el personal de la Guardia Nacional se sume, en caso de necesidad, al estado de fuerza de la Sedena en auxilio a la población civil, de igual forma reforzará la facultad de planeación y diseño de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana respecto de los planes y programas de seguridad pública a nivel nacional, y consolidará la eficacia de la Guardia Nacional como modelo de seguridad pública en el complejo escenario que afronta México.

Con información de El Universal