fbpx

¿Cuáles son los trámites y cuál sería el costo real para la regularización de autos “chocolate”?

Luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador firmara en días pasados un decreto para regularizar los automóviles “chocolate” que circulen por el país, esta acción deja al aire mucha información.

El mandatario reafirmó que el precio del trámite sería de 2 mil 500 pesos por vehículo, pero este precio va más allá, pues hay que cumplir con ciertos trámites y criterios que también tienen un costo, pero ¿cuáles son? y además, ¿qué modelos son aptos para regularizarse?

El trámite para regularizar un vehículo extranjero aún sigue siendo caro y tedioso, pues de principio se requiere realizar una importación definitiva, la cual se hace a través de un agente aduanal quien se encarga de realizar una serie de verificaciones al vehículo, como la certificación de condiciones físicas y mecánicas, la revisión de los antecedentes y la comprobación de título de propiedad.

Una vez cumplidas las verificaciones, el agente enviará el título de propiedad a la aduana del país de origen del vehículo, con la que solicitará la importación y el pago de impuestos requerido.

El costo de solo este trámite representa el 10% total del valor actual del vehículo más el 16% de IVA, así como la suma de la tenencia, placas, y el trámite en el Registro Popular Vehicular, el cual varía entre estado y estado.

Como ejemplo, el pago del trámite de un vehículo de 60 mil pesos representa 6 mil pesos más 9 mil 600 del IVA, lo que sumarían 15 mil 600 de solo un trámite.

El trámite se puede realizar en vehículos fabricados no más de 9 años antes del día de la importación, es decir, si se intenta importar un vehículo en 2021, su modelo deberá corresponder al año 2012 o posterior. El año de fabricación comprende del periodo del 1 de noviembre del año en curso al 31 de octubre del siguiente año.

Además de la antigüedad de 10 años o más, también hay otras condiciones por las cual no se podrá realizar la importación: Si la circulación del vehículo está restringida en el país de origen por características o cuestiones técnicas, por no haber cumplido con los requerimientos de la verificación ambiental o si el automóvil está reportado como robado.

Hasta el momento sólo se puede realizar el trámite si se cuenta con la nacionalidad mexicana y el vehículo proviene de Estados Unidos o Canadá, además de que el costo de la importación se deberá adaptar a la lista de precios presente en la aduana correspondiente.

Para realizar el trámite se puede contactar a un agente aduanal a través de la página oficial del Servicio de Administración Tributaria (SAT), en el sitio de la Confederación de Asociaciones de Agentes Aduanales (CAAAREM), donde se da información de agentes autorizados y en la Confederación Latinoamericana de Agentes Aduanales (CLAA), donde se encuentra un directorio de despachos aduanales especializados.

El vehículo se deberá presentar físicamente en una de las aduanas del norte del país, las cuales se encuentran en Ciudad Juárez, Chihuahua; Reynosa, Tamaulipas; Mexicali, Baja California; Nogales, Sonora; Nuevo Laredo, Tamaulipas; Piedras Negras, Coahuila; Tijuana, Baja California y Veracruz, Veracruz.

Además de la importación definitiva, también se puede tramitar un permiso temporal para un automóvil estadounidense, el cual tiene un costo de 45 dólares en algún consulado de México en Estados Unidos o 51 dólares por vía internet.

Después del anuncio del presidente Andrés Manuel López Obrador sobre la disminución del costo del trámite definitivo, el secretario de Economía Sustentable y Turismo de Baja California, Mario Escobedo Carignan, anunció que cuando se lance el decreto federal, se pagará alrededor de 5 mil y 4 mil pesos dependiendo del año del modelo.

La regularización de los automóviles “chocolate” fue propuesta por el gobierno federal con el fin de disminuir los delitos vinculados al uso de vehículos sin registro en territorio nacional, sobretodo en el norte del país.