La Corte Suprema de EU da la razón a Biden y permite al gobierno terminar con el programa “Quédate en México”

La Corte Suprema de Estados Unidos determinó este jueves que el gobierno del presidente Joe Biden puso fin correctamente al programa “Quédate en México“, una política de la era Trump, que obligaba a algunos solicitantes de asilo a esperar en México.

El intento de Biden de terminar con el programa fue impugnado en los tribunales por una coalición de estados republicanos, liderada por Texas, que argumentó que terminarlo violaba la ley de migración.

También argumentaron que la administración violó la Ley de Procedimiento Administrativo en la forma en que se canceló el programa, ya que se requiere que las agencias tomen ciertos pasos procesales al implementar la política.

La máxima instancia judicial estadounidense no evaluó la política migratoria de Trump, sino la legalidad de la decisión de Biden de acabar con el programa.

Con cinco votos a favor y cuatro en contra, los jueces del Tribunal Supremo consideraron que el memorándum emitido en octubre del año pasado por el gobierno para acabar con el “Quédate en México” no violó la ley federal de inmigración.

Biden suspendió el programa en su primer día en el cargo en enero de 2021 y el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas le puso fin formalmente en junio. Pero los estados de Missouri y Texas presentaron una demanda para restablecerlo. El juez de distrito Matthew Kacsmaryck, con sede en Texas, emitió una medida cautelar para mantener la política en vigor, señalando que el gobierno no siguió los procedimientos requeridos para ponerle fin y no tenía la capacidad para detener a todos los solicitantes de asilo.

Mayorkas emitió una versión modificada de la política el 29 de octubre, pero la Corte falló nuevamente que dicha versión “simplemente reafirmó la decisión de terminación que los estados habían estado impugnando desde el principio”.

Al emitir la revisión de la medida el 29 de octubre, Mayorkas dijo que la política “Quédate en México” probablemente contribuyó a una caída en el número de cruces ilegales en la frontera en 2019, pero con “costos humanos sustanciales e injustificables” para los solicitantes de asilo que estuvieron expuestos a la violencia mientras esperaban en México.

El 6 de diciembre de 2021 el gobierno de Biden tuvo que restablecer los Protocolos de Protección a Migrantes (MPP), designación formal de “Quédate en México“, obedeciendo la decisión de un juez federal en favor de dos estados conservadores que exigieron la reanudación del programa después que fuera cancelado en enero de 2021.

Sin embargo, la administración Biden llevó el caso ante el Tribunal Supremo, en espera de una resolución definitiva.

Esta política establecida por la administración del expresidente Donald Trump (2017-2021) se inició en 2019 con un programa piloto en el puerto fronterizo en San Diego, por lo que las autoridades federales y los grupos que abogan por los migrantes se enfrentaron durante dos años por esa política que dejó esperando en México a cerca de 70 mil solicitantes de asilo.

Con información de AP y EFE