Liz Truss será la nueva primera ministra británica

La ministra británica de Exteriores, Liz Truss, es la nueva líder del Partido Conservador y se convertirá por tanto en primera ministra del Reino Unido, tras imponerse en las elecciones primarias de los “tories” al extitular de Economía Rishi Sunak, anunció este lunes la formación en un acto en Londres.

Truss sustituirá este martes a Boris Johnson al frente del Ejecutivo, una vez que sea recibida por la reina Isabel II en el castillo de Balmoral (Escocia).

Truss promete cumplir reducción de impuestos y resolver la crisis energética

La nueva líder del Partido Conservador y próxima primera ministra del Reino Unido, Liz Truss, prometió este lunes “gobernar como una conservadora” y cumplir su compromiso de bajar impuestos, resolver la crisis energética y arreglar la sanidad pública.

“Hice campaña como conservadora y gobernaré como conservadora. Cumpliré con la bajada de impuestos, con la crisis de la energía (…) y con el NHS (sistema público de sanidad)”, dijo en su primer discurso tras vencer en las primarias de su partido al exministro de Economía Rishi Sunak.

Graham Brady, presidente del influyente Comité 1922, que agrupa a los diputados conservadores sin cartera, dio a conocer en un acto celebrado hoy que Truss obtuvo 81.326 votos entre los afiliados (57 %) mientras que Sunak recibió 60.399 apoyos (43 %), por lo que la ministra de Exteriores se convierte en nueva líder de la formación y mañana asumirá la jefatura de Gobierno.

Truss tuvo palabras de reconocimiento para su predecesor, el dimisionario Boris Johnson, a quien calificó de “amigo”: “Boris, culminaste el Brexit, aplastaste a (el exlíder laborista Jeremy) Corbyn, desplegaste la vacuna, y plantaste cara a (el presidente ruso, Vladimir) Putin”, dijo, ante el aplauso de sus correligionarios.

Con la consigna clara, que repitió en varias ocasiones a lo largo de su alocución, de “cumplir” con sus promesas, la nueva líder conservadora aseguró que dará a conocer un “plan valiente para bajar impuestos y hacer crecer la economía”.

También se comprometió a obtener resultados contra la crisis energética “lidiando con las facturas de la gente, pero también con los problemas a largo plazo con el suministro”.

Y cerró sus palabras garantizando que llevará al Partido Conservador a una “gran victoria” en las elecciones generales previstas para 2024.

Truss sustituirá este martes a Johnson al frente del Ejecutivo, una vez que sea recibida por Isabel II en el castillo de Balmoral (Escocia), donde la reina, de 96 años, pasa sus vacaciones.

Tras el este acto constitucional de rigor, la nueva primera ministra viajará a Londres para designar a los miembros de su Ejecutivo en la residencia oficial del 10 de Downing Street.

Europa desea suerte a nuevo primer ministro

Previo al anuncio, la Comisión Europea deseó este lunes buena suerte a los dos contendientes finales para convertirse en el nuevo líder del Partido Conservador británico y primer ministro de este país y aseguró que “cualquier cosa” que ayude a avanzar en la relación entre el Reino Unido y la Unión Europea “será muy bienvenida”.

“Siempre estamos buscando nuevos comienzos. Obviamente, cualquier cosa que pueda ayudar a avanzar en nuestra relación con el Reino Unido será muy bienvenida”, dijo el portavoz jefe de la Comisión Europea, Eric Mamer, en la rueda de prensa diaria de la institución.

El portavoz insistió en que la posición de Bruselas sobre la relación posBrexit entre ambos “no ha cambiado ni una coma”, después de más de un año de desencuentros con Londres porque el Reino Unido no ha cumplido con varias obligaciones que acordaron bajo el protocolo irlandés.

“Esperamos la implementación completa del Acuerdo de Retirada, el acuerdo comercial y de cooperación que hemos firmado y, por supuesto, el protocolo para Irlanda del Norte”, añadió.

¿Quién es Liz Truss?

Truss se convertirá en el cuarto líder y primer ministro de los conservadores en poco más de seis años. Es la decimoquinta primera ministra de la reina Isabel y la tercera mujer en ocupar el cargo.

Su rápido ascenso a la cima comenzó en 2010 cuando fue elegida por primera vez al Parlamento. Cuatro años más tarde, se unió al gabinete de David Cameron como secretaria de Medio Ambiente. Luego se desempeñó como secretaria de justicia y luego secretaria en jefe del Tesoro con Theresa May, y como secretaria de comercio internacional y secretaria de relaciones exteriores en el mandato de Johnson.

Truss es una libertaria económica declarada. Predicó los beneficios del Brexit y adoptó una postura notablemente dura contra Rusia por su invasión de Ucrania.

La marca de liberalismo económico, optimismo político y actitud agresiva de Truss resultó decisiva en la contienda por el liderazgo de 2022. A pesar de una serie de errores y cambios de sentido, su agenda de reducción de impuestos, junto con su antigua lealtad a Johnson, le dieron una ventaja sustancial sobre Rishi Sunak.

Como nueva primera ministra, Truss se enfrenta a una serie de desafíos de enormes proporciones: inflación desenfrenada, costos de energía deslumbrantes, servicios públicos en deterioro, acción industrial en curso y un gobierno de mentalidad independentista en Escocia. En el extranjero, debe lidiar con la guerra en Ucrania y las turbulentas relaciones con la Unión Europea.

Truss reemplazará a Boris Johnson, quien se vio obligado a renunciar como líder conservador y primer ministro en julio. Una renuncia masiva de alrededor de 60 ministros y otros cargos políticos, incluidos Sajid Javid, el secretario de salud, y Rishi Sunak, el ministro de Hacienda, se produjo en protesta por el mal manejo de Johnson de un escándalo que involucra a Chris Pincher, el exjefe adjunto del gobierno.

Renunció a ese cargo luego de ser acusado de agredir sexualmente a dos hombres en un club privado. Pincher dijo que había “bebido demasiado” y se avergonzó a sí mismo, pero negó las acusaciones y sigue siendo un parlamentario independiente. Surgieron más acusaciones históricas de conducta sexual inapropiada, lo que planteó preguntas sobre qué sabía Johnson y desde cuándo.

Downing Street inicialmente negó que Johnson hubiera estado al tanto de estas acusaciones cuando nombró a Pincher como jefe adjunto. Más tarde se demostró que esta negación era falsa. Johnson también enfrentó críticas por no suspender de inmediato a Pincher del partido, solo lo hizo después de recibir una intensa presión dentro de sus propias filas.

Truss tiene el poder de convocar elecciones generales a voluntad. Si los conservadores disfrutan de un rebote sostenido en las encuestas, Truss deberá calcular si es mejor ir al país antes, sabiendo que la situación económica podría deteriorarse, o esperar hasta el último minuto, con la esperanza de que las cosas mejoren.

Si no hay tal impulso, esos cálculos serán discutibles y es probable que el parlamento de 2019 se ejecute por un período completo. Luego, los votantes tendrán la oportunidad de emitir un veredicto sobre el nuevo primer ministro de Gran Bretaña a más tardar en enero de 2025.

Con información de Agencias