fbpx

La teoría que dice que Mariano Matamoros era en realidad una mujer

Siempre que es 15 y 16 de septiembre, las personas en México se pone a hablar de los héroes de la Independencia del país. Y sin duda los primeros que se vienen a la mente son Hidalgo, Morelos, Allende y Josefa Ortíz de Domínguez, pero hay otros de menos renombre, aunque de igual importancia que también merecen ser recordados, como Mariano Matamoros.

Nació en 1770 en lo que hoy es la Ciudad de México y era sacerdote de Jantetelco para cuando dio inicio la lucha de Independencia. Se unió a la batalla en 1811 y llegó a ser coronel de las tropas de Morelos, consiguiendo varios triunfos importantes contra los españoles. Fue capturado y fusilado en 1814, de acuerdo con una semblanza que hace de él la Sedena.

Pero más allá de su importante papel en la Guerra de Independencia, por ahí existe una teoría sobre la posibilidad de que Mariano Matamoros no era quien la historia cuenta.

Ya hace unos años, en el 2010 (con motivo de los 200 años del inicio de la lucha), el INAH decidió trasladar esos restos a Palacio Nacional para relizarles estudios desde el Ángel en Paseo de la Reforma.

Pues resulta que cuando se estudiaron los restos de Mariano Matamoros, se descubrió que éstos pertenecían a una mujer. Naturalmente la primera hipótesis es que en algún punto de la historia se intercambiaron los restos óseos del insurgente con los de alguna mujer, pero como ya se dijo, también existe la teoría de que pudo tratarse de una persona transgénero.

Y es que de acuerdo con los investigadores del INAH que realizaron el descubrimiento de que los restos de Mariano Matamoros eran de mujer, éstos corresponden con las descripciones que se hacían del sacerdote y coronel, además de que coinciden con la edad que tenía al morir.

Sucede que los restos corresponden a una mujer adulta, de entre 40 y 45 años, que medía 1.51 metros… bueno, Mariano Matamoros murió a la edad de 44 años e historiadores como Carlos María Bustamante (de acuerdo con el portal México desconocido) lo describían como un hombre delgado y de baja estatura.

En síntesis, entonces, acá caben dos posibilidades. La primera es que los restos de Mariano Matamoros se perdieron en el olvido de la historia y tras el final de la lucha, cuando fueron recolectados para ser honrados, en realidad se tomaron los de otra persona; en este caso, los de una mujer.

La segunda, por la coincidencia de su descripción, era que se trataba de una persona transgénero; una mujer que vivió su vida como hombre. Esa posibilidad cobra mucho sentido si recordamos que en esa época las mujeres no tenían permitido hacer prácticamente nada, especialmente en la vida eclesiástica y en las causas militares.

En caso de tratarse de esa ultima posibilidad, no sería el único caso en la historia de México. Amelia Robles Ávila es una mujer a quien la historia conoció por mucho tiempo como Amelio, pues se vistió de hombre para unirse al Ejército Libertador del Sur durante la Revolución Mexicana.

Pero en fin, todo esto son sólo hipótesis. Oficialmente no hay un veredicto final sobre el motivo de que en la urna de Mariano Matamoros se hayan encontrado restos de mujer. Los propios investigaores del INAH dijeron en su monento que es muy difícil saber qué fue exactamente lo que sucedió.

Con información de Sopitas