Connect with us

Internacional

Prisión para mujeres migrantes en Pennsylvania cerrará en enero de 2023

El centro de detención de mujeres migrantes en el condado de Berks en Pennsylvania, que ha sido blanco de críticas de los defensores de los migrantes, cerrará sus puertas en enero de 2023, informaron hoy autoridades locales.

La portavoz del condado de Berks, Stephanie Weaver, se reunió hoy con los trabajadores del centro y les dijo que el gobierno federal decidió rescindir su contrato con el condado y que el centro cerrará el 31 de enero de 2023, según informó el periódico The Reading Eagle.

El centro de detención migratoria, que tiene habilitadas 96 camas, es operado por el condado de Berks.

La instalación, que abrió en 2001, había sido en algún momento uno de los tres sitios en Estados Unidos donde se retenía a familias que buscaban asilo, y se convirtió en blanco de protestas y críticas que pedían su cierre.

El gobierno del presidente Joe Biden dejó en libertad a todas las personas encarceladas en Berks en febrero de 2021. Pero a principios de este año se reanudó su uso y se convirtió en una instalación que alberga sólo a mujeres migrantes y sus hijos que esperan asilo o deportación.

Actualmente alberga a 32 personas, 15 mujeres adultas y 17 menores, de Colombia, según el rotativo.

A comienzos de noviembre, miembros de la Coalición Cierren Berks, Make The Road PA y CAIR-PA realizaron una protesta para exigir la liberación de las mujeres retenidas en este lugar bajo el argumento de que “no han cometido ningún delito”.

Los activistas criticaron que el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) ha usado la cárcel familiar de Berks por más de dos décadas para detener a familias de migrantes, incluidos algunos de apenas 14 años de edad.

Denunciaron que la detención de mujeres en ese sitio es “peligrosa y cruel”. El ICE no se ha pronunciado sobre el cierre ni qué pasará con las mujeres y sus hijos detenidos.

Advertisement

Con información de EFE

Internacional

Terremoto en Turquía: Sube a 5 mil la cifra de personas fallecidas

Los equipos de rescate se afanaban este martes en encontrar a sobrevivientes entre los escombros de los miles de edificios que se vinieron abajo a causa de un sismo de magnitud 7.8 y de las múltiples réplicas que remecieron el este de Turquía y la vecina Siria, con el hallazgo de más cadáveres que elevaron la cifra total de muertos a más de 5 mil.

Países de todo el mundo enviaron equipos para asistir en las tareas de rescate y la agencia de gestión de desastres de Turquía dijo que sobre el terreno había ya más de 24 mil 400 efectivos de emergencias. Pero ante la inmensidad del territorio afectado por el temblor de la víspera y con cerca de 6 mil edificios derrumbados solo en el país, sus esfuerzos se han visto desbordados

Los intentos de dar con más sobrevivientes se veían obstaculizados también por las gélidas temperaturas y las cerca de 200 réplicas, que sumaron peligrosidad a la búsqueda entre las inestables estructuras.

Nurgul Atay dijo a The Associated Press que podía oír la voz de su madre bajo los escombros de un edificio derrumbado en la ciudad de Antakya, la capital de la provincia de Hatay, pero que tanto sus esfuerzos como los de otros para adentrarse en las ruinas habían sido inútiles al no tener equipos de rescate ni maquinaria pesada para ayudarles.

“Si pudiésemos levantar la lámina de concreto podríamos llegar a ella”, afirmó. “Mi madre tiene 70 años, no podrá aguantar esto mucho tiempo”.

En toda la provincia de Hatay, justo al suroeste del epicentro del movimiento telúrico, las autoridades indicaron que hay hasta mil 500 edificios destruidos y mucha gente reportó que sus familiares estaban atrapados bajo los restos para que rescatistas acudiesen en su ayuda.

En las zonas donde sí había equipos, durante la noche se escuchaban vítores ocasionales coincidiendo con el rescate de sobrevivientes.

El sismo, cuyo epicentro estuvo en la provincia suroriental turca de Kahramanmaras, hizo que residentes en Damasco, en Siria, y Beirut, en Líbano, saliesen corriendo a la calle y se sintió hasta en El Cairo, Egipto.

Por su parte, la ONG Médicos Sin Fronteras confirmó este martes que uno de sus trabajadores falleció tras el colapso de su vivienda en la provincia siria de Idlib, y que otros habían perdido a familiares en la tragedia.

Advertisement

“Estamos muy conmocionados y tristes por el impacto de este desastre en las miles de personas afectadas, incluyendo nuestros compañeros y sus familias”, afirmó Sebastien Gay, el jefe de la misión de MSF en Siria.

Según Gay, los centros sanitarios del norte de Siria estaban desbordados y el personal médico trabajaba “las 24 horas para responder al enorme número de heridos”.

En la provincia de Hatay, miles de personas se cobijaron en pabellones deportivos o recintos para ferias, mientras que otros pasaron la noche a la intemperie, envueltos y mantas y alrededor de hogueras.

Turquía tiene un gran número de soldados desplegados en la región fronteriza con Siria y ordenó al ejército que colabore en el operativo, con tareas como la instalación de tiendas de campaña para quienes se quedaron sin casa y un hospital de campaña en Hatay. El ministro de Defensa, Hulusi Akar, apuntó que se ha movilizado a una brigada de ayuda humanitaria con sede en Ankara, además de ocho equipos militares de búsqueda y rescate.

Un buque de la Marina atracó este martes en el puerto de Iskenderun, donde colapsó un hospital, para trasladar a los sobrevivientes que necesitaban atención médica a la cercana ciudad de Mersin. Una densa columna de humo negro salía de otra parte del puerto, donde los bomberos no habían podido sofocar aún un incendio desatado entre los contenedores de mercancías derribados por el temblor.

En Gaziantep, una capital provincial turca a unos 33 kilómetros del epicentro, la población se refugió en centros comerciales, estadios, mezquitas y centros comunitarios.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, declaró siete días de luto nacional.

Según el vicepresidente del país, Fuat Oktay, el número total de fallecidos en Turquía superaba las 3 mil 400, con alrededor de 21 mil personas heridas.

En zonas de Siria controladas por el gobierno de Damasco se registraban más de 800 decesos, además de unos mil 400 heridos, de acuerdo con su Ministerio de Salud. En el noroeste del país, que está en manos de los rebeldes sirios, Defensa Civil Siria, el grupo paramédico opositor conocido como Cascos Blancos que encabeza el operativo de rescate, reportó la muerte de al menos 790 personas y más de 2 mil 200 heridos.

Con los últimos datos, la cifra total de fallecidos en los dos países ascendería a 5 mil 021 personas.

Advertisement

Las autoridades temen que el número de muertos siga subiendo mientras los rescatistas buscan sobrevivientes entre las marañas de metal y concreto desperdigadas por una región asolada por los 12 años de guerra civil siria y por la consiguiente crisis de refugiados.

Como parte de las últimas promesas internacionales de ayuda, el presidente de Corea del Sur, Yoon Suk Yeol, dijo que se estaba alistando para movilizar rápidamente un equipo de búsqueda y rescate compuesto por 60 personas, además de suministros médicos.

El gobierno de Pakistán envió un avión cargado con artículos de primera necesidad y 50 rescatistas a primera hora de este martes, y dijo que habrá vuelos diarios de ayuda a Siria y Turquía a partir del miércoles. India anunció el envío de dos equipos de búsqueda con perros adiestrados y personal médico.

Con información de AP

Continue Reading

Interesante

¿Por qué Turquía es tan propenso a sismos?

Las provincias al sureste de Turquía y al norte de Siria fueron azotadas la madrugada de este lunes por un terremoto de magnitud 7.8 en escala Richter que ha dejado hasta el momento más de 2 mil 300 personas muertas en ambos países.

De acuerdo con reportes oficiales del servicio de emergencias de Turquía, se han registrado mil 498 personas fallecidas y otras 8 mil 533 heridas mientras que en Siria se reportan al menos 461 fallecidos y mil 326 heridos en zonas en manos de Damasco en las provincias noroccidentales de Tartus, Latakia, Hama y Alepo.

Si bien autoridades afirman que es el sismo más fuerte desde el de Erzincan en 1939, Turquía ha registrado otros siniestros considerablemente fuertes y desastrosos en los últimos años.

Dos de los más relevantes, el de Izmit el 17 de agosto de 1999 y el de Duzce, tres meses después dejaron más de 18 mil personas heridas, más de 100 mil edificios destruidos y pérdidas económicas entre los 10 y 25 mil millones de dólares, de acuerdo con un estudio de la Universidad Politécnica de Estambul.

En 2011, el sudeste del país fue sacudido por un terremoto de 7.2 grados que dejó más de 200 víctimas mortales y en 2020, otro de magnitud 6.9 localizado en la costa turca del mar Egeo y en las cercanas islas griegas derrumbó decenas de edificios y produjo un pequeño tsunami. ¿A qué se debe esto?

Turquía situada entre placas

Lo que pasa es que la mayor parte de Turquía se encuentra sobre la placa de Anatolia, situada a su vez entre dos grandes plataformas, la euroasiática y la africana y una placa de menor tamaño, la arábiga. Esto provoca que varias fallas recorran el país y que la zona tenga una alta actividad sísmica, según señala la agencia Europa Press.

La falla más peligrosa es donde coinciden las placas turca y euroasiática y que recorre todo el norte de Turquía, muy cerca de Estambul.

Un estudio publicado en la revista Nature en 2019 por el Centro Helmholtz de Investigación Oceánica de Kiel en Alemania muestra que un segmento de la Falla de Anatolia del Norte en el Mar central de Mármara, que separa la parte asiática de Turquía con la europea, está bloqueado y, por lo tanto, acumula tensión, lo que implica mayores riesgos de sismos en el área metropolitana, contigua a Estambul.

Advertisement

Con información de El Financiero

Continue Reading

Internacional

La embajada de México reporta que no hay connacionales afectados por el sismo en Turquía

La embajada de México en Turquía informó esta mañana que hasta el momento no tenía reportes de connacionales afectados por el sismo que se registró en ese país y Siria, por el que hasta el momento se contabilizan más de 2 mil 300 muertos.

A través de redes sociales, la embajada aseguró que se ha comunicado con las personas registradas en la zona de desastre y que están al pendiente de llamadas de emergencia.

Por su parte, Isabel Arvide Limón, cónsul de México en Estambul, también aseguró esta mañana que no había recibido información de mexicanos afectados por el sismo.

Señaló que la zona afectada no es normalmente concurrida por mexicanos, y que al menos 90% de los connacionales en Turquía viven en Estambul.

“La pérdida de vidas, los cientos de edificios destruidos, miles de atrapados, una gran desgracia”, lamentó en su cuenta de Twitter.

En la conferencia matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador lamentó el sismo y aseguró que instruyó a las secretarías de Relaciones Exteriores, Defensa y Marina coordinarse para enviar apoyo a Turquía.

“Hay equipo especializado en salvar vidas de personas atrapadas. Nos vamos a organizar para ayudar”, anunció.

Por su parte, la cancillería mexicana expresó en su cuenta de Twitter su solidaridad con el pueblo de Turquía y ofreció ayuda a los mexicanos que residen en aquel país.

“La SRE extiende sus condolencias al pueblo turco por los daños y las lamentables pérdidas humanas ocasionadas por el sismo ocurrido en el sur del país. Expresamos nuestra solidaridad en estos momentos difíciles”, manifestó la dependencia.

Advertisement

Un fuerte terremoto de magnitud 7.7 sacudió Turquía y Siria la madrugada de este lunes, seguido por otro de 7.5, y dejó al menos 2 mil 300 muertos y miles de heridos y desaparecidos en ambos países.

Con información de EFE

Continue Reading