Lo que desconoce la Fiscalía sobre las 22 propiedades ocultas de César Duarte

A través de familiares, operadores financieros y presta nombres, el ex gobernador del estado, César Duarte, oculta en Estados Unidos 22 propiedades, mismas que no han sido detectadas por la Fiscalía.

La gran mayoría de los inmuebles se localizan en zonas exclusivas de Texas y otros tantos en Nuevo México, 21 de ellos fueron adquiridos durante el mandato de Duarte en Chihuahua y todas tienen un valor aproximado a los 6 millones de dólares por propiedad.

Un investigador privado que dio con la ubicación de dichas propiedades advierte que en los inmuebles la familia Duarte Jáquez oculta dinero (dólares en efectivo) obras de arte, óleos, jarrones de Mata Ortiz que son del gobierno de Chihuahua.

En su indagatoria destaca que solo uno de los 22 inmuebles está considerado por la investigación que por su parte realiza la administración de Javier Corral, lo anterior debido a la estrategia para ocultarlas de los operadores de Duarte.

“Algunas propiedades que la fiscalía de Chihuahua le achaca a Duarte no corresponden, en cambio la lista que comparto (con la revista Proceso) es correcta y fácil de comprobar”, como así lo hizo el corresponsal de la revista.

A toda esta adquisición de propiedades, de acuerdo con el investigador, se añaden operaciones millonarias en dólares que una de las operadoras de Duarte realiza en el estado de Quintana Roo.

Entre los operadores, prestanombres y familiares utilizados para la adquisición de las viviendas están su esposa Bertha Olga Gómez Fong, sus hijos César Adrián y Olga; su nuera Miriam Corral Vega, sus hermanos Alejandro, Mario, Carmen y Lourdes y Elizabeth Vega Trujillo, Raúl Fernández Moreno y Everardo Medina operaron como prestanombres.

Todas las propiedades en Texas y Nuevo México se compraron con dinero en efectivo y tras la captura del exgobernador algunas fueron puestas a la venta días después de su captura.

En cuanto a los negocios en Quintana Roo, el investigador localizó a la señora Elizabeth Vega Trujillo, suegra del hijo de Duarte, misma que se desempeña como agente de bienes raíces afiliada a la firma Remas Riviera Maya, así como de la Inmobiliaria y Pavimentos de Chetumal, con la que se encargan de la compra venta de inmuebles.

Esta última es una sociedad mercantil mobiliaria fundada en 2013, localizada en el Bulevard Luis Donaldo Colosio, MZA 2, planta alta, Lote 6, Alfredo Bonfil, Benito Juárez, Quintana Roo.

Vega Trujillo tiene registrada la oficina de su razón social en el Lote 1 del Boulevard Luis Donaldo Colosio 1, en Cancún, desde ahí le mueve millones de dólares en negocios de bienes raíces y cuentas bancarias. Su hija viaja seguido de El Paso a Cancún para supervisar el negocio, asegura la fuente.

Desde 2013 el exgobernador de Chihuahua César Duarte Jáquez envió a su hijo César Adrián a hacer negocios con el entonces gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge, así desarrollaron los departamentos de lujo Ynfinity localizados frente al malecón de Tajamar en Cancún, mismo que fueron clausurados por Profepa en 2017 por irregularidades en su construcción, la torre de 22 pisos comprendía departamentos con valor de 6 millones de pesos.

“Partes interesadas” en la lucha contra la corrupción del caso Duarte Jáquez -quien enfrenta un proceso de extradición de Estados Unidos, acusado de saquear 3 mil 500 millones de pesos del erario de Chihuahua- fueron las encargadas de contratar al investigador privado, y se reserva sus datos generales para evitar represalias por parte de la familia del exgobernador y porque su contrato de confidencialidad así lo estipula.

Con información de Vanguardia y Proceso