Cártel del Pacífico y Cártel de Juárez detrás de la violencia en Chihuahua: Sedena

La riña en el Centro de Reinserción Social (Cereso) número 3 de Ciudad Juárez, Chihuahua, suscitada el pasado 11 de agosto y que dejó un saldo de dos reos muertos, se debió a una disputa entre el Cártel del Pacífico y el Cártel de Juárez, quienes se pelean por el control de actividades ilícitas al interior del penal, confirmó el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval.

La ola de violencia desatada ese día en la ciudad fronteriza, que dejó nueve civiles muertos, estuvo motivada por estos dos cárteles con el fin de distraer a las autoridades y que enfocarán su atención en el control de las calles y no en el penal.

“Se buscaba un distractor para que no estuvieran en el penal y fueran a atender lo que se generó en la ciudad”, explicó Sandoval en conferencia de prensa.

La riña en el Cereso se suscitó alrededor de las 13:00 horas del pasado 11 de agosto cuando un grupo de cerca de 200 internos provechó un descuido de los custodios a los que sometieron y desarmaron, para luego realizar el ataque. Los sujetos salieron de la zona 4, donde son concentrados por las autoridades del penal para mantenerlos divididos de los otros grupos delincuenciales, para internarse en el área 2; ahí iniciaron el enfrentamiento a golpes y a balazos que dejó la muerte de dos reos.

Posterior a los hechos en el Cereso 3, se registraron una serie de agresiones y bloqueos en la ciudad. Dos tiendas de conveniencia fueron incendiadas intencionalmente y casi de forma simultánea por presuntos miembros del crimen organizado, hechos que dejaron la muerte de la empleada de uno de los establecimientos.

De acuerdo con las autoridades, los sujetos irrumpieron en las negociaciones y les prendieron fuego con bombas molotov, sin importarles la presencia de personas en su interior.

Fue en la tienda denominada Rapiditos Bip-Bip, que se ubica en las calles Hiedra y Cártamo de la colonia Infonavit Juárez Nuevo. Elementos del Departamento de Bomberos sofocaron las llamas en pocos minutos y al irrumpir en el lugar, localizaron inconsciente a una mujer.

Otro de los hechos ocurrió en una sucursal Oxxo que se localiza en la avenida Ejército Nacional y Manuel Gómez Morín, donde los encargados de la empresa lograron salir a salvo.

Además, en un establecimiento del mismo rubro, denominado Circle K, cuatro personas habrían sido atacadas a balazos por un grupo de desconocidos.

Tras la agresión, un adolescente de 15 años resultó con lesiones y fue trasladado a un hospital para recibir atención médica. Elementos policiacos descartaron que se tratara de un robo, toda vez que los delincuentes no se llevaron dinero, ni producto del establecimiento.

Con información de El Financiero