China dispara 11 misiles cerca de Taiwán, la mayor prueba de este tipo en décadas

China disparó sus mayores pruebas de misiles en aguas de Taiwán en décadas, el día después de que la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, desafió a Beijing al visitar la isla autónoma que reclama como propia.

El Ejército Popular de Liberación disparó 11 misiles balísticos Dongfeng en aguas del norte, este y sur de Taiwán entre las 13:56 pm y las 16:00 pm hora local del este jueves, dijo el Ministerio de Defensa de la isla en un comunicado. Sun Li-fang, un portavoz del ministerio, dijo anteriormente que se habían disparado misiles desde tierra.

No estaba claro desde qué lugar se dispararon los misiles y si alguno pasó sobre Taiwán. China nunca antes había enviado misiles sobre la isla y tal movimiento sería una escalada provocadora. El Ministerio de Defensa de Taiwán se negó a comentar sobre ese punto.

China también envió cohetes de largo alcance cerca de las islas periféricas noroccidentales de Matsu y Dongyin, y Wuqiu en el oeste, confirmó Taiwán. Su Ministerio de Defensa destacó que había reforzado su guardia alrededor de las islas, que están ubicadas más cerca de la costa de China que Taiwán.

El secretario de Estado, Antony Blinken, dijo que Estados Unidos se había comprometido con sus homólogos chinos en los últimos días en “todos los niveles de gobierno” para transmitir un mensaje de moderación después del viaje de Nancy Pelosi, que Beijing calificó como “una violación de la soberanía y la integridad territorial de China”.

“Nosotros, y los países de todo el mundo, creemos que la escalada no sirve a nadie y podría tener consecuencias no deseadas que no sirven a los intereses de nadie”, dijo Blinken el jueves, al margen de una cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático en Camboya.

Más temprano en el día, China dijo que un número no especificado de sus misiles había alcanzado con precisión objetivos en los mares al este de Taiwán. El Comando Militar del Este del Ejército Popular de Liberación dijo en un comunicado que había completado el entrenamiento con fuego real y levantado los controles aéreos y marítimos pertinentes.

El comunicado no aclaró si eso significaba que todos los ejercicios militares habían terminado en seis zonas de exclusión que rodean la isla, que comenzaron al mediodía de este jueves y durarían 72 horas. En una sesión informativa regular este jueves, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, dijo que no tenía información sobre si todos los simulacros habían terminado y remitió a los periodistas al cronograma original del 4 al 7 de agosto.

El Diario del Pueblo, el portavoz del Partido Comunista Chino, dijo en su cuenta oficial de Twitter que se levantaron los controles del espacio aéreo y marítimo frente a la costa este de Taiwán.

A principios de esta semana, China advirtió a las aerolíneas que eviten las “zonas de peligro” alrededor de Taiwán después de anunciar sus ejercicios más provocativos en décadas en respuesta a la visita de Pelosi, incluidas pruebas de misiles y ejercicios con fuego real. El funcionario estadounidense número 3 prometió el miércoles durante una reunión con la presidenta Tsai Ing-wen en Taipei que Estados Unidos no abandonaría Taiwán.

El Ministerio de Defensa de Taiwán dijo anteriormente que continúa en alerta máxima en respuesta a los ejercicios, que la agencia criticó como un intento de socavar la estabilidad regional. El ministro de Transporte de Taiwán, Wang Kwo-tsai, señaló que los vuelos podrían usar rutas aéreas alternativas a través de Japón y Filipinas hasta que terminen los simulacros el domingo, mientras que los barcos podrían evitar las seis zonas de exclusión.

El presidente chino, Xi Jinping, está bajo presión para dar una respuesta contundente al viaje, particularmente después de que algunos nacionalistas locales se sintieran decepcionados de que Beijing no pudiera disuadir a Pelosi de visitarlo. Salió de Taiwán el miércoles y tiene reuniones en Corea del Sur este jueves antes de dirigirse a Japón.

Con información de Bloomberg