Cientos de juarences despiden a la jirafa Modesto

Familias enteras acudieron al Parque Central Poniente para darle ayer el último adiós a la jirafa Modesto, quien llegó a Ciudad Juárez en el 2001, cuando contaba apenas con un año de edad y con su sola presencia, logró cautivar a chicos y grandes.

La Subsecretaría de Desarrollo Humano y Bien Común, encabezada por Sergio Acosta Liceaga, fue la encargada de coordinar la enorme fila de personas que se realizó frente a los restos de Modesto, con el fin de despedirse de quien los hizo felices durante mucho tiempo.

Numerosas familias llegaron con flores, globos, cartas y dibujos para ofrendar a Modesto. Su cadáver fue expuesto al público tapado con una lona gruesa y sobre ella, se colocó una carpa para evitar que le diera el sol.

Debajo de la lona, una manta donde se podía leer: “¡Hasta siempre Modesto! Gracias por estos años que les regalaste a todos los visitantes del Parque Central, fuiste, eres y serás un ícono para nuestra ciudad. Te extrañaremos siempre”.

“Les estamos pidiendo a los juarenses que quieran traer llaves que no usen, porque queremos sacar una convocatoria para que vengan escultores que nos presenten proyectos y vamos a invitar a niños para que pinten dibujos que tengan las características de la jirafa”, dijo el funcionario estatal.

Manifestó que la muerte de la jirafa fue a causa de un infarto fulminante registrado a las 5:00 de la mañana del miércoles 01 de junio.

Adelantó que ayer mismo se enterraría a Modesto en el hábitat donde estuvo por más de 22 años, con el apoyo de una grúa debido a que medía casi 5 metros y pesaba una tonelada. En este lugar se va a levantar un memorial para que los juarenses lo recuerden siempre.

Indicó que en los trámites y el proceso para la sepultura de Modesto, se contó con el asesoramiento de una funeraria local, por su experiencia en estos casos.

Durante el adiós, Teresa García, de la Casa de los Abuelos, ataviada en color blanco, realizó un ritual para que la jirafa fuera trasladada a “un plano más sutil”, después de su muerte, entregando flores blancas a algunas de las personas presentes como recuerdo de este día tan memorable.