Niega Gobierno fusilamiento en Michoacán porque “no hubo acción sincronizada”

Y luego de que en redes sociales comenzara a circular el video, el gobierno federal niega este martes 1º de marzo que se tratara de un fusilamiento lo que ocurrió en San José de Gracia, en el estado de Michoacán. Sí, según el subsecretario de Seguridad, Ricardo Mejía, no hubo una “acción sincronizada”.

Durante la conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador, el subsecretario de Seguridad, Ricardo Mejía, explicó que lo que ocurrió en San José de Gracia, Michoacán, no fue un fusilamiento, ya que no se trató de una “acción sincronizada”.

Así es; el funcionario de gobierno niega que se tratara de un fusilamiento, que se trató de una probable venganza entre integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Sí, justamente entre Alejandro “N”, alias “El Pelón” y Abel “N”, alias “El Toro”, quienes son de la misma comunidad de Michoacán.

¿Quiénes son estos dos sujetos?

De acuerdo con Ricardo Mejía, se trató de un conflicto familiar entre las cabezas de dos células del CJNG: “Una diferencia de carácter familiar y personal entre la cabeza de dos células, uno que podemos ubicar como Alejandro, alías ‘El Pelón’, y otro ubicado como Abel, alias ‘El Toro’ o ‘El Viejón’, ambos oriundos de San José de Gracia con familias arraigadas en esa demarcación”.

Además dijo que antes estos sujetos pertenecieron al grupo delictivo conocido como Los Templarios y luego se unieron al Cartel Jalisco Nueva Generación.

Por otra parte, el funcionario indicó que las autoridades de San José Gracia no advirtieron sobre este hecho, y que debieron hacerlo desde el primer momento de que tuvieron reporte.

¿Qué pasó entonces en San José de Gracia?

Según las investigaciones de las autoridades, todo esto se dio durante el funeral de la madre de Alejandro “N”, el pasado domingo 27 de febrero. Después de que llegara al sepelio, hombres de Abel “N” arribaron, lo desarmaron a él y a sus acompañantes, colocándolos frente a un portón.

Aunque Alejandro “N” hizo una llamada para que Abel “N” y su grupo se retirara, y pedir que no se agrediera a terceros, Abel disparó contra Alejandro y en ese momento comenzaron a disparar también a sus acompañantes.

“No se puede apreciar que haya habido una sola línea, es decir esa tesis del supuesto fusilamiento, sino que al estar los sicarios, al ver el fuego comenzaron a disparar, pero no hubo una acción sincronizada para cometer este ilícito”, explicó el subsecretario.

Ya por último, Ricardo Mejía confirmó que luego del ataque, los criminales intentaron deshacerse de la evidencia, como de la sangre que había quedado en el lugar, así como de los cuerpos: “Llama la atención que estos sujetos arriban al lugar de los hechos con el instrumental para poder inyectar agua y tratar de borrar evidencias, lo cual es totalmente atípico”.

Con información de Sopitas