Connect with us

Negocios

“¿Por qué los mexicanos siguen pagando la deuda del Fobaproa? La historia de corrupción y aprovechamiento detrás del fondo creado en 1990”

El Fobaproa es un fondo creado en 1990 durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari en México, con el objetivo de transferir la deuda privada de los bancos a la deuda pública en caso de crisis financiera. El fondo fue activado en 1995, durante el mandato de Ernesto Zedillo, y se utilizó para comprar la deuda bancaria por un total de 552,300 millones de pesos.

El Fobaproa surgió como una respuesta para enfrentar posibles crisis financieras y el supuesto de que éstas pusieran en peligro la liquidez de los bancos. Los bancos que requirieron el rescate del Fobaproa se habían endeudado de manera excesiva con préstamos de alto riesgo, principalmente con préstamos a empresas relacionadas con el sector inmobiliario y de construcción, que en su gran mayoría no cumplieron con los pagos y generaron un gran impacto en las finanzas de los bancos. Además, también se ha señalado que algunos bancos habían cometido prácticas inadecuadas en sus operaciones, como la manipulación de estados financieros y la aceptación de depósitos ficticios. Todo ello contribuyó a la crisis financiera que requirió la intervención del Fobaproa y el rescate de los bancos afectados.

Entre los beneficiados por el Fobaproa, según la lista divulgada por el PRD, se encuentran Grupo Sidek, la cadena comercial Salinas, y Rocha, la empresa de transporte Estrella Blanca, así como las firmas Mazon, Lomel y la constructora Gutsa.

La creación del Fobaproa y su activación en 1995 fueron muy polémicas y contribuyeron a la derrota del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en las elecciones presidenciales de 2000.

Muchos criticaron el uso del capital del Estado para dar liquidez a los bancos y señalaron esto como un acto de corrupción y aprovechamiento por parte de los banqueros. El uso de capital del Estado para dar liquidez a los bancos fue señalado como un acto de corrupción y aprovechamiento por parte de los banqueros, quienes ingresaron las deudas de las instituciones a la cartera vencida que rescató el gobierno.

Es decir que las deudas de los bancos fueron -y siguen siendo- pagadas con los impuestos de los mexicanos, capital que pudo ocuparse -pero no fue así- para otros ámbitos: salud, infraestructura, educación y cultura, principalmente. En los siguientes años, el Fobaproa absorvió la deuda de los bancos, que para 1999, año en que se publicó la Ley de Protección al Ahorro Bancario, llegó a los 552,300 millones de pesos, es decir, el 11% de la economía del país en ese momento. Desde el 21 de mayo de 1999, el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB) es el encargado de administrar el Fobaproa y de pagar la deuda.

La historia del Fobaproa no terminó en 1999, ya que la deuda continúa siendo pagada por los mexicanos a través de sus impuestos. En 2005, el gobierno de Vicente Fox implementó un plan para pagar la deuda del Fobaproa en un plazo de 20 años, con un costo total de 2.5 billones de pesos. Sin embargo, en 2012, el gobierno de Felipe Calderón anunció que había llegado a un acuerdo con los bancos para pagar la deuda en un plazo de 15 años, con un costo total de 1.5 billones de pesos.

Hoy en día, la deuda del Fobaproa sigue siendo pagada por los mexicanos y ha trascendido varias generaciones. A pesar de los esfuerzos del gobierno para resolver la deuda, sigue siendo un tema polémico y controvertido en México.

Es importante destacar que la deuda del Fobaproa no solo afecta a los ciudadanos mexicanos actuales, sino que también ha trascendido generaciones, con los que nacieron en la década de los 90 siendo parte de los contribuyentes que actualmente pagan esta deuda. Además, la deuda sigue siendo un tema de debate y discusión en México, con muchos argumentando que el dinero podría haber sido utilizado de manera más efectiva para mejorar servicios públicos y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

Advertisement

Nacional

AIFA presume su primer millón: hasta enero movilizó a 1,130,000 pasajeros

A poco más de un mes de cumplir su primer año de operaciones, el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) logró rebasar el primer millón de pasajeros transportados pues en enero, esta cifra llegó al 1,130,000 usuarios, de acuerdo con la empresa que administra la nueva terminal aérea.

El general Isidoro Pastor Román, director de la empresa AIFA S.A. de C.V., comentó que durante el primer mes de este año, el aeródromo movilizó a 187 mil 141 pasajeros.

“Hasta el día de ayer llevamos un millón 130 mil pasajeros transportados por el aeropuerto”, afirmó el mando militar en la conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador.

De acuerdo con la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC), el AIFA transportó desde su inauguración el 21 de marzo de 2022 hasta el último día de 2022 a 912,415 pasajeros, cifra muy lejana de los 2.5 millones contemplados inicialmente y también de los números de la terminal de la Ciudad de México, el cual tan solo en diciembre movilizó 4 veces más personas.

De acuerdo con datos de Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), a lo largo de 2022 más de 46.2 millones de viajeros pasaron por sus salas, lo que representó un aumento de 28.3% respecto al 2021.

Tan solo en diciembre, el AICM reportó 4 millones 244,770 pasajeros, más de 4 veces el número alcanzado desde su inauguración en marzo el Felipe Ángeles y sus 912,415 viajeros que reportó la terminal en sus estadísticas.

Sin embargo, el AIFA mantiene su ritmo de crecimiento, ya que en el último mes de 2022 fue utilizado por 211,746 viajeros, lo que representó un crecimiento de 4.2% respecto a noviembre; de los cuales 199,919 fueron nacionales y 11,827 internacionales.

El general Isidoro Pastor Román señaló que diariamente la terminal aérea moviliza a cerca de 8 mil pasajeros.

Advertisement

Con información de Forbes

Continue Reading

Deportes

Anuncios de 30 segundos en el Super Bowl costarán 7 mdd

Los anuncios de 30 segundos para el Super Bowl LVII del próximo 12 de febrero costarán 7millones de dólares, la mayor cifra en la historia de los partidos por el título de la NFL.

Según datos de AdAge, marca de medios global que publica noticias, análisis y datos sobre marketing, ese será el costo por cada intervención publicitaria durante el duelo por el trofeo Vince Lombardi que disputarán los Philadelphia Eagles y los Kansas City Chiefs.

El partido se realizará el próximo domingo en el State Farm Stadium de Glendale, Arizona.

Información de Nielsen Holdings, empresa estadounidense de información, datos y medición de mercados, señala que en el Super Bowl LVI del año pasado, que los Rams le ganaron a los Bengals, el costo por publicidad de medio minuto fue de 6.5 millones de dólares.

El precio más bajo por un anuncio de 30 segundos en los recientes cuatro años fue de 5.5 millones de dólares en el Super Bowl LV del 2021 en el cual los Tampa Bay Buccaneers, liderados por Tom Brady, se impusieron a los Kansas City Chiefs.

El precio de publicidad de medio minuto durante el partido por el título del 2020, que culminó con victoria de los Chiefs sobre los San Francisco 49ers, fue mayor al de 2021; costó 5.6 millones.

La semana pasada Anheuser-Busch, empresa cervecera estadounidense con sede en St. Louis, Missouri, informó que serán la compañía con la mayor inversión en tiempo publicitario para el partido por el título de la NFL de este año; compraron tres minutos.

“Anheuser-Busch tiene una larga historia de brindar grandes actuaciones a los fanáticos durante el Super Bowl y este año no será la excepción. Somos el mayor anunciante”, dijo Benoit Garbe, director de marketing de Anheuser-Busch, a través de un comunicado.

Otro de los grandes anunciantes será la multinacional estadounidense PepsiCo que se comprometió a comprar más de tres millones de dólares en publicidad durante el Super Bowl LVII en las diversas plataformas de la liga.

Advertisement

Con información de EFE

Continue Reading

Negocios

Así será el aumento en la tarifa eléctrica de febrero 2023

El precio de la tarifa eléctrica para uso doméstico aumentará un 7.2 por ciento a tasa anual en febrero de 2023. Según datos de la Comisión Federal de Electricidad, será el mayor incremento para un mes similar desde que se tienen registros.

Los hogares mexicanos tendrán que pagar 0.951 pesos por cada uno de los primeros 75 kilowatts-hora (kw/h) que consuman. En febrero del 2022, se pagaban 0.887 pesos por los primeros 75 kw/h.

Si el consumo es catalogado como intermedio, se tendrá que pagar 1.16 pesos por los siguientes 65 kw/h. Pero si es considerado como un consumo excedente, se pagarán 3.153 pesos por cada kw/h adicional a los anteriores.

No obstante, si el consumo eléctrico llega a los 250 kw/h al mes, la CFE podrá clasificarlo dentro de la Tarifa de Alto Consumo, los cuales no cuentan con subsidios gubernamentales. En este caso, el cargo fijo a pagar será de 131.3 pesos y un cargo por energía consumida de 6.39 pesos por kw/h en la cena zona central, representando un crecimiento anual de 2.2%.

En Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara los negocios enfrentarán incrementos de hasta doble dígito. En la capital, el cobro fijo por negocios aumentará un 15.1% en comparación a febrero del 2022 y el costo variable tuvo una subida de 5.2%.

NotiPress

Continue Reading