Rusia toma la mayor central nuclear de Europa en asalto temerario

Las fuerzas invasoras rusas se apoderaron este viernes de la mayor central nuclear de Europa, en lo que Washington calificó como un asalto temerario con riesgo de catástrofe, aunque el incendio en un edificio de entrenamiento fue extinguido y las autoridades dijeron que la instalación ya era segura.

El control por parte de Rusia de una planta que proporciona más de una quinta parte de la electricidad de Ucrania fue un gran logro tras ocho días de guerra en los que otros avances rusos se han visto paralizados por una feroz resistencia.

El asalto ruso a la planta de Zaporiyia demostró lo temeraria que ha sido la invasión, dijo el portavoz del Pentágono estadounidense, John Kirby, a la CNN. “Simplemente eleva el nivel de catástrofe potencial a un nivel que nadie quiere ver”, dijo Kirby.

Un video verificado por Reuters mostró un edificio en llamas y una andanada de proyectiles entrantes antes de que una gran bola incandescente iluminara el cielo, explotando junto a un aparcamiento y lanzando humo por todo el recinto.

Aunque más tarde se dijo que la planta estaba a salvo y que el incendio se había extinguido, las autoridades estaban preocupadas por las precarias circunstancias actuales, ya que el personal ucraniano opera ahora bajo control ruso.

El jefe del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), Raphael Grossi, describió la situación como “operaciones normales, pero en realidad no hay nada normal en esto”.

El Ministerio de Defensa ruso aseguró que la central está funcionando con normalidad. Atribuyó el incendio a un “monstruoso ataque” de saboteadores ucranianos y dijo que sus fuerzas estaban bajo control.

“Europeos, por favor, despierten. Díganles a sus políticos que las tropas rusas están disparando a una central nuclear en Ucrania”, dijo el presidente ucraniano Volodímir Zelenski en un discurso por video. En otra alocución, llamó a los rusos a protestar.

En tanto, los combates se intensificaron en otras partes de Ucrania, ya que las fuerzas rusas rodearon y bombardearon varias ciudades en la segunda semana del asalto lanzado por el presidente ruso Vladimir Putin.

Un asesor presidencial ucraniano dijo que se había detenido el avance sobre la ciudad sureña de Mykoláiv después de que las autoridades locales dijeran que las tropas rusas habían entrado en ella. De ser capturada, la ciudad de 500,000 habitantes sería la más grande tomada hasta la fecha.

La capital, Kiev, en el camino de una columna de blindados rusos que lleva días estancada en una carretera, volvió a ser atacada, con sirenas de ataque aéreo sonando por la mañana y explosiones audibles desde el centro de la ciudad.

En el barrio de Borshchahivka de Kiev, el motor retorcido de un misil de crucero yacía en la calle, al parecer derribado durante la noche por las defensas aéreas ucranianas. Los residentes estaban furiosos, pero también orgullosos de lo que consideran la exitosa defensa de la ciudad de 3 millones de habitantes, que Rusia esperaba capturar en pocos días.

Las tropas rusas “deberían irse todas al infierno”, dijo Igor Leonidovich, de 62 años, un ruso étnico que se trasladó a Ucrania hace 50 años, cuando era niño. “Para los ocupantes, (la situación) está empeorando cada día”.

En la propia Rusia, donde los principales opositores de Putin han sido en su mayoría encarcelados o expulsados al exilio, la guerra ha provocado una nueva represión de la disidencia. Las autoridades han prohibido los informes que se refieren a la “operación militar especial” como “guerra” o “invasión”. Las manifestaciones contra la guerra han sido aplastadas con miles de detenciones.

Rusia cierra medios

Este viernes, Rusia cerró medios extranjeros como la BBC, Voice of America y Deutsche Welle. Las emisoras rusas independientes más destacadas, TV Dozhd (Lluvia) y la radio Ekho Moskvy, fueron cerradas el jueves. La Cámara baja del parlamento presentó una ley para imponer penas de cárcel a las personas que difundan informaciones “falsas” sobre el ejército.

Rusia ha sido sometida a un aislamiento económico nunca antes visto en una economía tan grande. El ministro de Relaciones Exteriores irlandés, Simon Coveney, dijo que se avecinan más sanciones de la UE, que podrían incluir la prohibición de que los barcos con bandera rusa entren en los puertos europeos y el bloqueo de las importaciones de acero, madera, aluminio o carbón.

Su par británica, Liz Truss, dijo que los países occidentales deberían estudiar medidas dirigidas al sector del petróleo y el gas de Rusia -aún excluido de las sanciones- y cómo reducir su dependencia de la energía rusa.

Un portavoz de la agencia de Naciones Unidas para la infancia en Leópolis dijo que se había producido una “afluencia demencial” de personas a la ciudad. Los pediatras se preparaban para bajas masivas de niños y los estaban identificando, dijo James Elder.

“Un punto verde significa que está bien aquí, un punto amarillo significa apoyo crítico. Están aprendiendo que un punto negro significa que el niño no sobrevivirá”, agregó.

Con información de Reuters