¿Qué dice la resolución que presentó México en la ONU que indigna a Rusia?

La resolución que México y Francia, con apoyo de Ucrania, presentaron ante la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU) desató la indignación de Rusia, que “otro show antirruso más, esta vez arropado bajo un supuesto contexto humanitario”.

La resolución, titulada “consecuencias humanitarias de la agresión”, pide “el cese inmediato de las hostilidades” generadas por la invasión rusa iniciada el pasado 24 de febrero y la “retirada inmediata, completa e incondicional” de las fuerzas armadas rusas de territorio ucraniano.

El documento advierte que las consecuencias humanitarias de la agresión rusa a Ucrania “son de una escala que la comunidad internacional no había visto en Europa en décadas” y condena los bombardeos, ataques aéreos y el “asedio” de ciudades densamente pobladas, como Mariupol, que “no hacen sino agravar más la situación humanitaria de la población y obstaculizan los esfuerzos de evacuación”.

También condena de forma enérgica todo ataque dirigido contra civiles y “objetos civiles, incluyendo las caravanas de evacuación”, y exige que todas las partes “protejan a civiles que huyen del conflicto armado y actos de violencia”.

México y Francia acudieron a la Asamblea General después de no lograr impulsar un texto similar en el Consejo de Seguridad, cuyas decisiones tienen más peso al ser vinculantes, pero donde Rusia tiene poder de veto.

Durante el debate de hoy en la Asamblea, el embajador ruso, Vassily Nebenzia, acusó que se trata de una resolución “políticamente motivada” y antirrusa, por lo que anunció que presentaría la suya propia. Sudáfrica presento ya otro texto, que suaviza el tono respecto a Rusia.

Sin embargo, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, defendió el texto franco-mexicano, alegando que Rusia “debe rendir cuentas por la crisis humanitaria que está creando”.

Piden poner fin a la guerra 

“Si votan a favor de esta resolución, están votando por el fin de la guerra”, dijo la embajadora en la tribuna de la ONU.

Unos 70 oradores inscritos desgranaban a lo largo de la jornada su visión de este conflicto generado con la invasión “medieval” rusa del 24 de febrero, como la definió la embajadora británica Barbara Woodward, que ha desplazado a más de 10 millones de civiles, y de esa cifra a más de 3.5 millones al extranjero.

“Basta con mirar la situación de Mariupol para entender la brutalidad” del presidente ruso Vladimir Putin, recordó Thomas-Greenfield.

Además de Rusia, algunos otros países como Brasil rechazan la resolución franco-mexicana por querer incluir el nombre de Rusia en el texto y afirman que eso lo “politiza”. 

Otros, al contrario, alegan que un texto apolítico, como el de Sudáfrica, que no menciona a Rusia, crearía “una equivalencia moral falsa” bajo el artículo 51 de la Carta de Naciones Unidas de la agresión rusa y la autodefensa de Ucrania. 

De aprobarse la resolución franco-mexicana, que cuenta con alrededor de 90 copatrocinadores, sería la segunda en menos de un mes.

El pasado 2 de marzo, en una decisión histórica, 141 países votaron a favor de otra resolución de condena de la invasión rusa frente a 35 abstenciones (entre ellas China, Cuba, Nicaragua, El Salvador, Bolivia, India, Irán, Irak, Kazajistán, o Paquistán) y cinco votos en contra (Corea del Norte, Siria, Bielorrusia, Eritrea y la propia Rusia).

Rusia había pedido que se votara este miércoles un proyecto de resolución en el Consejo de Seguridad sobre la situación humanitaria tras haber desistido la semana pasada por falta de apoyos. Pero a lo largo de la jornada ha ido posponiendo la votación en varias ocasiones.

Con información de El Universal y AFP