fbpx

¿Quiénes eran y de dónde provenían los Reyes Magos?

A pesar de tratarse de una historia muy popular, el origen de los Reyes Magos sigue generando muchas preguntas. ¿Quiénes eran Melchor, Gaspar y Baltazar? ¿De dónde provenían estos reyes magos?

La primer pregunta que se empieza a formular al rededor de esta historia es si solo se trataban de tres reyes magos, tal como indica la tradición, pues en la historia solo se mencionan tres regalos: Oro, incienso y mirra, por lo que rápidamente se asumió que eran tres personas que portaban cada uno de los regalos.

Sin embargo, el mito en algunos viejos textos de Siria habla de 12 reyes que juntaron los tres regalos.

Según la Universidad de Oxford, aquellos textos sirios fueron desestimados. Entonces, se definió en que fueron tres Reyes Magos que avanzaron el mito en el resto del mundo, especialmente Occidente.

Aunque en las escrituras persas sus nombres son distintos, Amad, Zud Amad y Drust Amad, la mayor cantidad de textos que nos han llegado a estos lados del mundo tienen variaciones pequeñas de los tres nombres que ya conocemos: Melchor, Gaspar y Baltazar. 

Por ejemplo, un libro latín que se llama Excerpta Latina Barbari, que escribieron en el siglo III, dice que los Reyes Magos eran Melichior, Gathaspa y Bithisarea.

Según indica el mito, cada uno de los reyes magos pertenecía a una raza, pues se dice que uno era europeo, otro árabe y uno africano, pero la primer representación visual que se conoce de estos personajes se remota al año 560 d. C. y se encuentra en la Basílica de San Apolinar en Ravena, Italia, en la cual los tres hombres son blancos, con rasgos similares y solo representados de edades diferentes.

Sobre las diferentes razas con las que se representaba a estos reyes se dio a conocer en escritos del siglo VIII.

San Beda el Venerable, un escritor benedictino, fue el primero en recuperar la historia de que cada uno de los Reyes Magos era de países distintos. Cada uno de ellos de alguna de las razas conocidas en su época: un europeo, un asiático y un africano. Todas, por cierto, representando el mito de los tres hijos de Noé.

Conforme fue avanzando la historia y la capacidad humana para investigar o llevar testigos escritos, se fue conociendo más de la tradición de los Reyes Magos. En el siglo XIII arrancaron los textos de Juan de Mandevilla, un escritor carmelita, que recuperó los rastros de toda esta narrativa.

Su libro se llama Historia trium regum.

Ahí recupera que uno de los Reyes Magos venía de Nubia, un territorio que ahora podría ubicarse en lo que hoy es Egipto. Otro más venía de tierras más orientales, del mítico Reino de Saba que se especula estaba en lo que hoy es Arabia. ¿El último? Venía de Egriseula, una isla que, cuenta la leyenda, estaría cerca de lo que hoy conocemos como Etiopía, Eritrea o Somalia.

Si bien esta historia sigue siendo interesante y es el tema de muchas otras obras, son muchas las interrogantes que genera.