Connect with us

Interesante

Sobre la Cueva de Naica y las formaciones minerales más grandes del mundo

La zona desértica del estado de Chihuahua guarda un tesoro en sus cavernas subterráneas. En ellas hay cristales de yeso que forman columnas enormes que resultan un gran espectáculo para quien puede llegar a verlas. Aquí te contamos sobre la Cueva de Naica y las formaciones minerales más grandes del mundo.

Lo que podría parecer parte de un sueño o de una ficción al estilo “Viaje al centro de la tierra” de Julio Verne, es una realidad muy bien conservada después de miles de millones de años, según los expertos. Un mundo de formaciones minerales de más de 10 metros de largo que van en todas direcciones se mantiene oculto bajo el desierto del norte de México.

La Cueva de Naica es un tesoro natural. Su interior aloja varias cavernas donde los inmensos cristales se conservan a pesar del paso de los años. Los geólogos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) la definen como “un gran despliegue de belleza natural”. 

Naica es una serranía ubicada al sur de la ciudad de Chihuahua. Su nombre significa “lugar sombreado” en rarámuri. En 1794 tres hombres descubrieron el primer yacimiento mineral, aunque en ese entonces no dieron con la cueva.

Con el auge minero de la región, para 1828 se fundó el pueblo de Naica en el municipio de Saucillo para alojar a los trabajadores y sus familias. Pero el verdadero descubrimiento de la también llamada “Cueva de los cristales” ocurrió hasta el año 2000 y según dicen, fue por accidente.

Dos trabajadores que caminaban por la zona para extraer agua encontraron una abertura en la tierra y decidieron entrar en ella. Eloy y Javier Delgado quedaron sorprendidos con lo que descubrieron en el interior. Grandes columnas cristalinas de hasta 12 metros de largo y con un diámetro superior a un metro estaban alojadas por todo el lugar. 

Así se corrió la voz y los expertos no tardaron en ir a investigar. Con la ayuda de equipo especial se determinó que las columnas más jóvenes tienen por lo menos 250 mil años de edad, mientras que las antiguas pudieron formarse en el período Cretácico, durante la prehistoria, en la era de los dinosaurios.

La Cueva de Naica ocupa aproximadamente 300 metros cuadrados. La formación de los cristales de yeso se dio gracias a que la caverna está sobre una falla que está en una cámara magmática. Debido a esto, el agua que pasaba a 5 kilómetros bajo tierra se calentó y se saturó de sulfuro. Con el paso del tiempo se formaron las inmensas columnas que ocupan el lugar.

Además, un grupo de investigadores descubrió en años pasados ciertos microorganismos vivos con una edad aproximada de 50 mil añoscapaces de sobrevivir en situaciones extremas. Entre los hallazgos había microbios y algunos virus nunca antes observados que sobrevivieron al alimentarse de sulfito, manganeso y óxido de cobre.

Mucha gente llegó a visitar esta espectacular caverna. Aunque el gobierno de Chihuahua ya determinó que entrar a la cueva representa un deporte de alto riesgo y por ahora sólo se permite la entrada a grupos de científicos para el estudio del lugar, debido al descubrimiento de los microorganismos de sus cristales y las condiciones extremas.

Las cavernas más profundas de Naica están 800 metros bajo tierra y pueden alcanzar una temperatura de entre 40 y 60 grados centígrados. La humedad puede llegar a un 98 % y su atmósfera es ácida. Anteriormente había un área con un mirador para los visitantes, pero no se sabe si estarán abiertas al público nuevamente.

La Cueva de Naica con sus cristales, las formaciones minerales más grandes del mundo es un área natural protegida y representa todo un espectáculo de la naturaleza.

Con información de Sopitas

Advertisement