La ausencia del ministro de Defensa de Rusia desata dudas sobre su paradero

Serguéi Shoigú, el ministro de Defensa ruso desaparecido, sigue en paradero desconocido. Tal y como han señalado diversos informes, y tras las muestras de vídeo expuestas por los medios de comunicación rusos, está desaparecido desde el 11 de marzo.

El Kremlin, intentando acabar con los rumores sobre su ausencia, emitió un breve vídeo sin sonido en el que el ministro de Defensa aparecía en la esquina de una pantalla. En teoría, esta imagen formaría parte de un fragmento mayor de una videollamada realizada con Vladímir Putin.

No obstante, esta prueba ha despertado las teorías del pueblo, quienes consideran que es una estratagema para ocultar la verdad sobre la situación de Serguéi. En Rusia han deslizado la idea de que su salud es el principal motivo por el cual se ha mantenido alejado del foco mediático, pero parece poco probable.

A fin de cuentas, el político no ha contestado a las diversas llamadas que el Pentágono ha efectuado. El gobierno de Putin declaró que no solo tenía problemas de salud, sino que “tiene muchas preocupaciones”, siendo este el motivo por el cual no está disponible.

Los medios han considerado que su no respuesta al “teléfono rojo” es una señal inequívoca de que los rusos no saben dónde está Shoigú. La situación es bastante preocupante si tenemos en cuenta que es una de las tres personas que tienen acceso al maletín nuclear de Vladímir.

Serguéi Shoigú no responde al “teléfono rojo” y sigue en paradero desconocido

Tal y como ya hemos mencionado, el Pentágono intentó contactar tanto con él. Además, también intentaron hablar con Valeri Gerasimov, el jefe del Estado Mayor de Rusia, pero tampoco contestó. Es otro de los desaparecidos y no se sabe nada de él desde hace semanas.

Según ha señalado ‘The Washington Post’, ambos han preferido no establecer ninguna clase con el Pentágono. Estas informaciones adquieren mayor notoriedad si tenemos en cuenta que John Kirby, portavoz del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, ha confirmado que tanto él como Lloyd Austin, secretario de defensa, han intentado hablar con ellos. A estos intentos también se sumó Mark Milley, el jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos.

Sin lugar a dudas, es una situación compleja, ya que quienes dicen no haber obtenido respuesta son algunas de las cabezas visibles más importantes del organigrama de defensa nacional de EE. UU. Más aún si tenemos en cuenta que la línea de comunicación establecida entre el Pentágono y los principales mandatarios rusos lleva abierta de forma ininterrumpida desde finales de la Guerra Fría.

Este sistema es llamado el teléfono rojo y, hasta ahora, siempre ha dado buenos resultados. Los últimos informes revelados por la cadena de televisión ‘CNN’ alertan de que se perdió el contacto con Valeri el 11 de febrero. Con Shoigú, desde el 18 de ese mismo mes. La situación resulta especialmente preocupante si tenemos en cuenta que ambos tienen acceso al Maletín Nuclear ruso.

Con información de Marca