Pandillas y crimen organizado: responsables de violencia en Querétaro

Las escenas vistas en el Estadio Corregidora en Querétaro del día sábado 5 de marzo llevan a gobiernos estatales a indagar que la violencia generada entre los equipos de fútbol entre Gallos Blancos del Querétaro y el Club de Jalisco Atlas fueron llevadas a cabo por células del crimen organizado particularmente pandillas.

Ya, la Fiscalía del Estado de Jalisco (FE) ha abierto diversas líneas de investigación por el caso, una de las cuales apuntaría a los probables nexos de integrantes de las porras, tanto del Club Querétaro como del Atlas, con el crimen organizado.

A través de redes sociales han circulado versiones que apuntan a la presencia del Beto en el estadiodurante los hechos violento, este sujeto es señalado como operador para una banda de huachicol que es originaria de San Juan del Río, Querétaro.

De la misma forma, se sospecha que el Herón, presunto integrante del CJNG, también se encontraba al interior del inmueble el 5 de marzo, pues pertenece a la Barra 51 del Atlas.

Los rumores sobre la presencia de sicarios o integrantes del crimen organizado derivan de la naturaleza violenta de los hechos perpetrados al interior del estadio, pues diversos usuarios en redes sociales han señalado que desnudar y humillar a las víctimas es parte del modus operandi al que los delincuentes que se disputan territorio están acostumbrados.


Anteriormente ya se había detectado la presencia del crimen organizado en las porras o barras de los equipos de futbol mexicanos, pues en febrero de este año se colgaron mantas y se dejaron imágenes que aludían a la violencia al exterior de un estadio en Abu Dhabi, lugar en el cual el Club Monterrey participó en el mundial de clubes con un rendimiento que decepcionó a sus seguidores.

Estos hechos también fueron ligados a las asociaciones delictivas, pues son quienes tienden a utilizar narcomantas y elementos gráficos violentos para hacerle llegar un mensaje amenazante a sus rivales.

Falko Ernst, experto en seguridad y analista en el International Crisis Group, aseguró en una entrevista para proceso que las barras de los equipos mexicanos están bajo un proceso de “cartelización”:

“Este momento de violencia escaló retomando el modelo de los cárteles, una especie de cartelización de los fanáticos del futbol. En el caso mexicano, más particularmente de los norteños en Monterrey,adoptan este modelo de los cárteles que es un modelo de comunicación simbólica: las famosas narcomantas y las cabezas, los hombres sin cabeza”, señaló Ernst.

Asimismo, aseguró que: “Esto tiene una lectura múltiple: desde despedir a una persona hasta agredirla físicamente y ya rompe con los niveles de expresión violenta, dan un paso más alto con las narcomantas y con los hombres sin cabeza, que es una forma de rechazar, de (mostrar su) descontento. La afición de ese equipo está enfurecida por el desempeño mediocre de su equipo y están defraudados por el entrenador y las declaraciones que él hace. Tenemos este escenario preocupante de los aficionados de los Rayados de Monterrey”, concluyó.

El comentarista deportivo José Ramón Fernández declaró en sus redes sociales la posible filtración de organizaciones criminales en estos clubes deportivos además de cuestionar durante una entrevista al director y ex candidato a la alcaldía de la capital del estado del Querétaro Adolfo Ríos sobre este tema.

Otra situación que se presenta en los estadios de fútbol en México y que no se ha mencionado es la venta de droga, sucedió en el estadio de PUMAS en donde ya ha habido detenidos en el pasado.

“Y hay más casos, por supuesto. Para nadie es un secreto y existen reportajes documentados que han revelado cómo el Club Universidad “apoya” a sus barras, les da boletos, permite la reventa en las inmediaciones de su estadio, y ya ni hablar de la venta de bebidas alcohólicas y droga afuera del Olímpico cada 15 días”, dijo el reportero deportista Daniel Rodriguez para la cadena ESPN.

Con información de Infobae. Por Chihuahua Es Política 7 de marzo 2022.