fbpx

Sudáfrica pide un alto al cierre de frontera por la variante Ómicron de COVID-19

Varios países de Europa, Asia y Estados Unidos han cerrado sus fronteras a pasajeros provenientes de países africanos, entre ellos Sudáfrica, donde se detectó la cepa de la nueva variante de COVID-19 Ómicron.

Ante esto, el presidente de dicho país, Cyril Ramaphosa, se ha mostrado muy decepcionado por la reacción de los países ante esta variante ya detectada y alertada por científicos sudafricanos.

Durante un discurso transmitido en redes sociales, el presidente sudafricano explicó que científicos de su país detectaron la variante de coronavirus, misma que alertaron a la OMS y luego llamaron Ómicron.

Se detectó por primera vez en Botswana y posteriormente en Sudáfrica, para detectar casos en Australia, Italia, Reino Unido, Alemania, Israel, Dinamarca, Austria, Hong Kong, etc.

La identificación temprana de esta variante es el resultado del excelente trabajo realizado por nuestros científicos en Sudáfrica y es un resultado directo de la inversión que nuestros Departamentos de Ciencia e Innovación y Salud han realizado en nuestras capacidades de vigilancia genómica“, afirmó.

A pesar de ello y de establecer una red de vigilancia para poder monitorear el comportamiento del COVID-19, los países “más ricos” tomaron la decisión de cerrar fronteras con el país afectando aún más las economías que ya estaban mal por el COVID-19.

El mandatario afirmó que el surgimiento de esta variante es, en parte, por la desigual distribución de vacunas contra COVID, vacunas que llegaron de volada a los países más ricos y aún no llegan por completo a los países más pobres. Es por eso que hace el llamado para en lugar de cerrar fronteras, apoyar a la distribución de vacunas y la recuperación de economías.“Estamos profundamente decepcionados por la decisión de varios países de prohibir los viajes desde varios países de África meridional tras la identificación de la variante Omicron“. 

Con información de Sopitas